Anterior
Siguiente

Mayapán, la última gran ciudad de la cultura maya

Anterior
Siguiente

Mayapán, la última gran ciudad de la cultura maya

A sólo 45 km de Mérida puedes encontrar la última gran capital de los mayas. Descubre por qué este lugar marcó el final de la poderosa civilización mesoamericana.

Mayapán es considerada la última gran capital de la antigua civilización maya. Esta zona arqueológica revela pistas y secretos de la fase final del esplendor maya, la cultura que dominó la Península de Yucatán durante milenios.

Mayapán en la historia

¿Cuál es el lugar de Mayapán dentro de la gran historia de los mayas?

Vayamos al período posclásico, que transcurrió aproximadamente del 540 al 1540 d. C. La cultura maya había sufrido recientemente una gran sacudida que terminó con las ciudades-estado más importantes de su era más gloriosa. Tikal, Calakmul y Palenque; todas habían sido abandonadas y tuvo lugar una migración hacia el norte de la península.

Uxmal y después Chichen Itzá cobraron mayor importancia en esta época, pero también sucumbieron alrededor del siglo XI. El vacío de poder lo ocupó entonces Mayapán, funcionando como capital del norte de la península entre los años 1200 y 1450.

Una versión de la historia basada en crónicas de la época de la Colonia hace referencia a una alianza entre Uxmal, Chichen Itzá y Mayapán, conocida como la Liga de Mayapán. Actualmente, los historiadores consideran que esta alianza es una leyenda, ya que hay estudios arqueológicos que demuestran que tanto Uxmal como Chichen estaban abandonadas durante la época en la que Mayapán dominó esta región.

Mayapán llegó a ser una importante capital en la península.

En este período, Mayapán sostuvo lazos con pueblos del centro de México y llegó a ser muy próspera. Unos 40 años antes de las primeras expediciones europeas a Mesoamérica, la ciudad fue abandonada.

El declive de Mayapán marca también el final del posclásico. Aunque existieron otras ciudades mayas después de este período, eran asentamientos más modestos y aislados. Después de Mayapán, no volvió a surgir una gran capital como las de antaño. El conocimiento ancestral de la civilización maya se terminó de diluir con la Conquista.

Mayapán, la zona arqueológica

Se dice que Mayapán fue construida “a imagen y semejanza de Chichen Itzá“. Los cocomes (como se le conoce al grupo que edificó la ciudad), ciertamente tomaron inspiración de la capital de los itzáes, en ocasiones incluso copiando las fachadas de los edificios. Los ejemplos más claros son el Castillo de Kukulcán y el Templo Redondo.

Templo de Kukulcán en Mayapán.

El primero es una estructura piramidal muy parecida al templo del mismo dios que se encuentra en Chichen Itzá —incluso reprodujeron la ilusión óptica de la serpiente que desciende en el solsticio. El segundo es un edificio muy similar al llamado Observatorio de Chichen, aunque con proporciones distintas.

Sin embargo, también es evidente la influencia de los pueblos del centro de México en la arquitectura y cultura de Mayapán. En algunas columnas se observan guerreros toltecas tallados. Los murales en la Sala de los frescos muestran un culto a la muerte propio del Altiplano.

La influencia de los pueblos del centro se puede ver en las ruinas de Mayapán.

Además de edificios cívicos, administrativos y religiosos, la zona incluye algunas residencias de gobernantes.

Tal vez lo más fascinante de Mayapán es el hecho de que ni el arte ni la ingeniería están al nivel de las legendarias capitales mayas. Esta ciudad es el último esbozo de grandeza de una cultura que comenzaba a olvidarse a sí misma. Recorrerla es presenciar, cientos de años después, el inicio del fin.

Cenotes cerca de Mayapán

Si visitas las ruinas de Mayapán, puedes aprovechar para conocer algunos de los cenotes que se encuentran en los alrededores del sitio arqueológico.

A sólo un par de kilómetros al norte está el cenote Telchaquillo, en el pueblo del mismo nombre. Es un cenote semiabierto de fácil acceso, ideal para ir con la familia.

Junto al pueblo de Pixyá, a 6 km de las ruinas, se encuentran los cenotes Su-hem y Nah Yah. El segundo es conocido por su apertura colosal y el espectacular efecto que se aprecia cuando la luz se filtra al agua cristalina. Este lugar te hará entender por qué los mayas creían que los cenotes eran la entrada al Xibalbá, el inframundo.

En los alrededores de Pixyá está también el cenote Noh-Mozon, semiabierto y muy fotogénico. Finalmente, si tienes tiempo de viajar unos 15 km al oeste, no te puedes perder los cenotes de la Hacienda Mucuyché, conectados por un canal estrecho y flanqueado por muros de vegetación.

Cómo llegar a Mayapán

Saliendo de Mérida, Mayapán y los cenotes cercanos son perfectos para una escapada de ida y vuelta. En coche llegas por la carretera federal 184 (Mérida-Peto). Al llegar a Telchaquillo, sigue los señalamientos hacia la entrada de Mayapán.

Horarios y precios

La zona arqueológica de Mayapán está abierta todo el año de las 8:00 a las 17:00. El precio de entrada es $65 mxn. Los domingos es gratis para visitantes nacionales con identificación.

Con información de México Desconocido

Facebook
Twitter
LinkedIn