Yaxcopoil, hacienda viva

 

Un vistazo al pasado henequenero

 

Por Álvaro Carbajal

Las huellas del progreso del siglo XIX se pueden encontrar en los cascos de las antiguas haciendas de Yucatán. Muestra imborrable de la historia de una explotación de recursos, de manos campesinas y de las tierras más fructíferas en las que podemos caminar.

Lo que un día inició como una zona ganadera, terminó siendo el imperio henequenero

Al sur de Mérida, en la carretera Mérida-Muna, a 35 kilómetros se encuentra Yaxcopoil, una de las haciendas más importantes que tuvo Yucatán.

En la desfragmentación de su nombre podemos adivinar su significado. “Yax” verde, “copo” árbol del álamo e “il” que es lugar, fonema difícil de pronunciar para extranjeros y cualquier persona que no esté habituada a la lengua maya. En este lugar nos recibe una puerta con doble arco de estilo morisco que un su momento albergó cerca de once mil hectáreas de tierra y más de dos mil cabezas de ganado.

Dentro del patio principal se encuentra un laurel de más de 100 años, más adelante hay un gran salón principal con mosaicos únicos y réplicas pintadas a mano de los tapices originales. Todas las habitaciones aún tienen los muebles que la familia García Rejón utilizó en el esplendor de esta hacienda. Un baño que aún cuenta con mobiliario y azulejos originales nos aproxima a la idea de cómo los hacendados vivían en aquella época.

explanadaUn pasillo exterior nos dirige a una pequeña sala con piezas arqueológicas y reliquias mayas. Después podremos conocer parte del jardín en el que se encuentra una diversidad admirable de plantas, la cocina y comedor original con la vajilla que la Emperatriz Carlota otorgó a la familia García Rejón como regalo. Para finalizar, un casco del cuarto de máquinas con una chimenea en estado impecable y maquinaria que data los inicios del siglo XX.

Como recomendación, justo al otro lado de Yaxcopoil se encuentra el cenote Sambulá en el poblado de Pebá, en donde por 25 pesos puedes nadar y refrescarte del calor intenso de nuestro Estado. Posteriormente puedes continuar en la ruta hacia la Hacienda San Pedro Ochil que es ideal para comer deliciosos platillos típicos, puedes llamar antes para hacer reservación y lo mejor de todo que son precios accesibles, además que podrás adquirir piezas de artesanos en sus pequeñas tiendas especializadas, desde la fibra de henequén en diferentes presentaciones hasta piezas de plata y piedra trabajadas a mano.

1

Las fotos que puedes tomar en estos lugares son de revista y presumirlas en tus redes sociales para que así más personas conozcan la historia de Yucatán, recuerda que entre amigos y personas cercanas estos viajes se disfrutan más, puedes realizar el viaje en auto o si prefieres contratar por comodidad a un experto, no dudes en buscar la agencia de viajes que más te agrade.

Todo este recorrido es impresionante si te encanta la arquitectura y la historia, podría describirlo como una ruta cultural, histórica, religiosa y gastronómica que sólo las haciendas de Yucatán te pueden brindar. No te olvides también Hacienda Temozón Sur, ahí sí es requisito hacer reservación para poder visitarla, o la Hacienda Mucuyché que cuenta con cenote y restaurante para tu mayor comodidad.

 

*Costo de Yaxcopoil $100 pesos por persona

*Costo de Temozón Sur es de $100 por persona con bebidas de cortesía

*Costo Hacienda Mucuyché $250 aproximadamente con entrada y comida

*Costo de Hacienda Ochil $30 recorrido o puede ser recorrido gratuito si consumen en el restaurante, costo aproximado en el restaurante por persona de $250

*Costo de Cenote Sambulá $25

Galería de fotografías

(click para ampliar a tamaño real)

[rl_gallery id="116870"]

 

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados