Turismo

Veracruz Mágico

Texto y fotografías: Gabriela Pérez Tut

Planeamos con mucha anticipación un viaje.  La pasamos ahorrando considerable tiempo. Si no podemos viajar fuera del país por diversas causas, los mexicanos somos muy afortunados, tenemos un amplio catálogo donde elegir para unas excelentes vacaciones; solamente en la Península de Yucatán tenemos tesoros inigualables; pero si queremos un destino diferente y no tan lejos, Veracruz es una buena opción, en Revista Yucatán, te recomendaremos lugares que puedes visitar en la tierra del son Jarocho.

En el municipio de Ángel R. Cabada en la carretera Veracruz Catemaco hay una serie de balnearios, entre ellos se encuentra uno llamado Cinco Chorros –son cinco cascadas– donde además puedes hospedarte en unas cabañas bastante sencillas; las que se encuentran frente al río cuentan con dos camas y medio baño, una mesita en la terraza para disfrutar el relajante sonido del agua, el costo es aproximadamente de $500 pesos la noche y pueden estar hasta 4 personas. Las duchas se encuentran a una distancia bastante accesible. En el área común, frente a las cinco cascadas, se puede disfrutar de una sabrosa comida de todos los estilos, desde unas memelas hasta una deliciosa cazuela de mariscos frescos.

Muy cerca de ahí están Las Cascadas Gemelas, otro lugar mágico digno de visitar y cargarse de buena vibra. Son dos cascadas naturales, una de mayor tamaño, el costo de acceso es $50 por persona y puedes llevar alimentos, aunque también hay una tiendita donde venden algunas botanas y bebidas, también pasan algunos vendedores ofreciendo volovanes y algunas artesanías.

No lejos están las playas; te recomendamos Monte Pío a 39 km de Catemaco; la carretera de acceso es algo complicada, se pasan varios ríos y algunos caminos no se encuentran pavimentados, pero bien vale la pena, la vista es espectacular, las montañas, el río y el mar hacen un cuadro romántico; al llegar te ofrecen lugar en las palapas, así como diversos recorridos en lancha o “banana”, observar las cuevas y las zonas rocosas, el costo es de $50 por persona. Como el río se mezcla con el mar, por lo que la corriente es un poco fuerte, es recomendable tener cuidado si quieres nadar. También están las playas Toro Prieto y Roca Partida, sin embargo, por estar cerca de zonas volcánicas, su arena no es a la que estamos acostumbrados y el agua del mar no tiene los colores característicos de la Península, pero sin duda se disfruta la experiencia, te recomiendo usar zapatos especiales, tanto para la zona de playa como para las cascadas.

En la región de los Tuxtlas se encuentra el Salto de Eyipantla donde se alza una cascada de más de 50 metros de altura, alimentada por el cauce del Río Grande de Catemaco. Un dato curioso es que ahí se filmó una famosa escena de la película Apocalipto, otro lugar mágico que ayuda a recargar energía positiva. Al salir varias personas ofrecerán sus servicios, te recomiendo preguntes por Reyes, ofrece una excelente atención al igual que buen precio, a poquito más de media hora se encuentra el municipio de Catemaco, la región de los brujos, rodeado de una espesa naturaleza, no dejes de realizar el recorrido en la laguna, donde podrás visitar varios lugares como la Isla de los Monos, realizarte un facial exfoliante hecho de arcilla volcánica enjaguándote en el agua  limpia de un manantial, únicamente tienes que darle una propina a la chica que los aplica, el costo aproximado es de $50 por persona. Al terminar el recorrido puedes disfrutar de unos mariscos, acudí a un lugar llamado El Mirador, que, aunque con buena vista, el servicio deja mucho que desear, mi recomendación siempre es preguntar a los lugareños.

Un lugar igual de encantador es Tlacotalpan, sencillo y acogedor. Disfruta de unos mariscos frescos mientras escuchas marimba frente al río Papaloapan, recorrer sus calles típicas mientras respiras olor a madera y café, te recomiendo considerarla como una visita de paso para comer y pasear de manera breve.

Posteriormente, la travesía continúa en Orizaba, pintoresco pueblo mágico en el que hay varios sitios de interés. El Oribús es un buen cómplice para recorrer la ciudad. Algo que no debes dejar pasar es visitar el Palacio de Hierro y subirse al tercer teleférico* más grande de México que llega al “Cerro del borrego” donde se puede apreciar una vista espectacular de la ciudad, su costo es de $50. También hay museos, senderos y una tirolesa de 150 metros con un costo de $100.

Por la noche la vida nocturna, aunque tranquila es divertida; no olvides probar el chiliatole verde de chito o el rojo de camarón, es toda una experiencia gastronómica.

Para cerrar con broche de oro un paseo por el Puerto de Veracruz, ahí realicé un recorrido hacia la Isla de los Sacrificios y un lugar llamado “Cancuncito” que es algo parecido a un gran banco de arena o un pequeño islote, el costo $250; a mi parecer no es tan redituable, pero si tu idea es conocer no dudes en tomarlo. Te recomiendo pruebes el arroz a la tumbada, es sumamente delicioso.

Un viaje lleno de gratitud y buena vibra, disfruta y recorre México.

*Tip: Es recomendable comprar anticipadamente el boleto del teleférico ya que las salidas son cada hora, y por ejemplo, yo llegué a las 11 am y el boleto era de las 3 pm, programa dos horas para disfrutar adecuadamente lo que ofrece este atractivo.

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.