En Tixkokob hay hamacas para todos

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

En Tixkokob hay hamacas para todos

Cada una es elaborada a mano y lleva el sello de cada artesano, por lo que nunca verás una hamaca igual a otra

En Yucatán es sabido que sus habitantes prefieren dormir en cómodas hamacas, que son refrescantes por las altas temperaturas que se registran en esa región. Aquí te contamos un poco sobre su manufactura y de Tixkokob y su tradicional manufactura hamaquera.

El origen de la hamaca no ha sido precisado, pero se sabe que existía al menos dos siglos antes de la legada de los españoles. La palabra hamaca proviene del taíno, que quiere decir «red para pescado». En la región maya se tejían de la corteza del árbol Hamak y posteriormente con la plata de Sisal. Con la fiebre verde del henequén, se tejían de ese material mezclado con algodón, hasta llegar a los tiempos actuales, en donde se utiliza el hilo de Nylon.

La hechura de las hamacas es variable. De manera artesanal, se tejen con un bastidor y aguja de madera o hueso, donde entre más delgado es el hilo y más cerrado el tejido, lleva más tiempo.

Tipos de hamacas que podrás encontrar:

  • Crochet
  • Tradicionales
  • Columpios
  • Silletas
  • Banqui

Un sitio histórico

Tixkokob, ‘lugar de la serpiente’, remonta su origen a la época prehispánica de Ceh Pech. En 1549, Tixkokob aparece en un documento colonial, donde Hernando Pech fungió como cacique de Tixkokob con 540 encomendados tributarios indígenas y fue acusado de asistir a un sacrificio humano en Tehchamac, lugar situado cerca de la frontera de la provincia de Chepech Chacán.

¿Qué hacer en Tixkokob?

Además de ser una población dedicada a la elaboración de hamacas, tiene atractivos arquitectónicos bien conservados como La Capilla de la comisaría de Ekmul; el Templo de la Candelaria; la Iglesia dedicada a San Antonio, cuya construcción concluye en 1910; el Ex convento y parroquia de San Bernardino y la capilla de Santa Cruz.

Ex haciendas para el turismo

A mediados de 1940, con la llegada de los hilos sintéticos, la industria del henequén cayó abruptamente al igual que las haciendas. Afortunadamente, algunos cascos de haciendas han podido recobrar su auge y esplendor al ser restauradas, porque las han convertido en hoteles, restaurantes, paradores de lujo, museos, casas de campo y recreo o centros para eventos sociales.

  • Katanchel
  • San Antonio Millet
  • San José Cholul
  • San Lorenzo Aké
  • Kanyunyu
  • Nohchan
  • Santa María Chí
  • Oncan.

¡No olvides visitar la zona arqueológica de Aké!

Fuente: México Desconocido
Foto de portada: Hamacas La Pirámide/ Fotos: DahidaGuGo

Facebook
Twitter
LinkedIn