San Crisanto. Tesoro de la costa.

Por Mariana Baenove

En el corazón del manglar se encuentra la belleza de un ojo de agua único, al contener peces de río de aproximadamente un metro que llegaron hace diecisiete años después del huracán Isidoro, y que disfrutan convivir con los visitantes. Lo más conocido y apreciado del ejido es que se mantiene cuidado gracias al trabajo que sus habitantes le ponen todos los días, desde limpiar los canales del manglar, el mantenimiento de las palapas, turnos justos en cada jornada y conservar lo más natural posible el sitio. Las pláticas con cada uno hacen de la visita una delicia con sus historias.

El tiempo aproximado del recorrido es de una hora y te permite disfrutar el paseo en lancha por el canal y nadar o descansar en el ojo de agua. La hora realmente pasa volando porque la conexión que logras con la naturaleza te da una experiencia de bienestar increíble.

Siempre le digo a la gente que sigue mi contenido que rompan cada vez que puedan con la cotidianidad y salgan un rato de la ciudad. Yucatán cuenta con infinidad de opciones al ser tan rico en sitios naturales para visitar, que cada año aumenten en sus metas el desconectarse de la ciudad y conectarse con la naturaleza, esto tiene tantos beneficios y tenemos tan cerca muchas bellezas para lograrlo.

Tras relajarse después de nadar y disfrutar de ese silencio que rodea el manglar uno sale con las pilas recargadas. Un dato muy importante que quisiera decir, es que cada visita que hagan al lugar es apoyo que le están dando a una comunidad ejidal que vive de los viajantes, que son felices con los visitantes, que están enamorados del sitio en el que trabajan y apoyan a la economía de gente que le apasiona cuidar un recurso natural que nosotros disfrutamos al llegar. Al final, todos salimos más que ganadores con visitar una de las bellezas más inusuales de Yucatán.

Como información final y para que tomen en cuenta, el costo del recorrido es de $60 por persona, la lancha tiene capacidad de tres a cuatro y permiten llevar alimentos y bebidas para comer en la palapa ubicada junto al ojo de agua. Es importante que lleves en la bolsa: repelente orgánico, toalla, traje de baño, ropa extra y si cuentas con equipo de snorkel y cámara acuática.

Lo demás es tener toda la actitud para disfrutar al máximo un lugar tan maravilloso y especial como el tesoro preciado de San Crisanto.

 

#AsómateALaPenínsula

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados