El primer Yucateco en olimpiadas

Publicado el: 02 mayo 2017

Por: Capitán José Góngora
La trayectoria deportiva, humana y profesional del Prof. MIGUEL ANGEL MEDINA GUTIERREZ, representa un valioso ejemplo para la niñez y la juventud de Yucatán, de México y del Mundo.

20170407_104138Nacido el 8 de Marzo de 1941 en la ciudad de Mérida, Yucatán, desde muy joven se inició en el deporte de las pesas. Primeramente como fisicoconstructivista trabajando arduamente en el gimnasio, lo que le permitió desarrollar una musculatura bien definida y con un volumen impresionante. Sin embargo su verdadera vocación fue la hartelofilia en donde realizó una brillante trayectoria deportiva que le dio grandes triunfos locales, nacionales e internacionales.
Como todos los triunfadores en las diversas disciplinas deportivas, su vida fue de constantes retos y muchos esfuerzos y sacrificios. Recordamos que durante los años cincuenta del siglo pasado, el apoyo gubernamental para los deportistas era prácticamente nulo. Si alguien deseaba superarse, tenía que procurarse por sus propios medios, el equipo, la alimentación y la asesoría técnica necesaria para conseguir las marcas mínimas que le permitieran participar en las competencias de acuerdo a su categoría.
Precisamente la diferencia entre los triunfadores y los que fracasan, estriba en la voluntad férrea para alcanzar las metas que se proponen a pesar de las dificultades. Tal es el caso del Prof. Miguel Angel, quien a través de toda su vida deportiva y magisterial, ha tenido que vencer grandes dificultades para alcanzar sus metas. Sin embargo durante la entrevista que le realicé en su domicilio por el rumbo del Chen Bech, pude constatar su sencilléz y su don de gentes.
En el interior de su domicilio, cómodamente sentados en dos sillones, comenzamos a desgranar anécdotas y recuerdos de sus hazañas deportivas. Así surgió la tremenda experiencia que estuvo a punto de acabar con sus aspiraciones, resulta que después de un lamentable accidente con su motocicleta en el que sufrió la fractura de la tibia y el peroné, el médico que lo atendió le sentenció drásticamente que ya no volvería a entrenar con pesas por el resto de sus días. Sin embargo el ilustre doctor ignoraba el carácter, la decisión y la fortaleza de Don Miguel, quien desoyendo el fatídico diagnóstico del galeno, se puso de pié en breve tiempo y comenzó a entrenar ahí mismo en su domicilio, bajo la sombra de un árbol y no solo volvió a levantar pesas, sino que a base de un entrenamiento exhasustivo, logró volver a lograr la marca que le llevó a competir nuevamente en torneos nacionales e internacionales, obteniendo siempre los primeros lugares.
Sería muy extenso reseñar la totalidad de sus triunfos, sin embargo no podemos dejar de mencionar algunos, para apreciar la grandeza deportiva del Prof. Medina. En 1968, representó a México en los XIX Juegos Olímpicos, siendo el primer Yucateco en competir en una Olimpiada. En 1969, representó a México en el Torneo de las Américas celebrado en Puerto Rico, donde obtuvo el Segundo Lugar. En 1972 representó a México en un torneo internacional, celebrado en Veracruz, en el cual conquistó 3 medallas de oro. Representando a México participó en los XX Juegos Olímpicos, efectuados en Alemania. En 1991, compitió en el campeonato nacional de veteranos de los EE.UU., obteniendo el Primer Lugar. En 1999, compitió en el Campeonato Panamericano de Veteranos celebrado en Colinwood, Canadá, obteniendo el Primer Lugar e imponiendo tres records.
Faltaría mucho espacio para continuar describiendo sus triunfos, pero no escapó de mi atención, su gran satisfacción y orgullo cuando habló del premio que recibió por haber entrenado al atleta Eyder Medina (su hijo) quien obtuvo el Séptimo Lugar en el Campeonato Mundial Juvenil, celebrado en Sudáfrica en 1997.
Esta ha sido la semblanza de un gran atleta yucateco que ha puesto el nombre de su tierra, de México y del mundo en el deporte universal, sin duda un gran ejemplo para nuestra niñez y juventud.

Escribe un comentario.