Las ‘compras de cuarentena’ nos hacen tomar decisiones extrañas

Estos son los objetos no esenciales que ahora tienen la responsabilidad de enriquecer nuestras vidas.

Por Hannah Smothers; traducido por Álvaro García

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

A medida que más ciudades ejercen medidas de aislamiento y cuarentena, y exigen a la gente no salir de casa a menos que sea para comprar «artículos esenciales», muchas personas se preguntan: ¿Qué consideramos «esencial»? En términos generales, todos tenemos permitido comprar víveres, ir a la farmacia y comprar licor (ya sea recogiéndolo en la tienda o pidiéndolo a domicilio). Pero para mantener a las personas seguras y mitigar el riesgo de abrumar los hospitales del país, hemos tenido que restringir una de las mayores alegrías modernas de nuestras vidas: comprar cosas extrañas y tontas.

Hasta hace poco, Internet seguía siendo un refugio para las compras de ansiedad, pero ahora no es tiempo de ordenar cosas nuevas por Internet: Amazon ha dejado de tener disponibles ciertos artículos no esenciales para priorizar los suministros médicos necesarios y los productos básicos del hogar, e incluso si las cosas divertidas estuvieran disponibles, no es ético exigirle a un empleado vulnerable y con exceso de trabajo que arriesgue su salud para entregarte el Nintendo Switch que compraste por impulso.

Con esto en mente, reflexionamos sobre nuestras poco acertadas decisiones de compra, que ahora tienen la carga de deleitarnos y satisfacernos durante los (potencialmente) meses de distanciamiento social que hay en nuestro futuro. Aquí les presentamos una muestra de los elementos absolutamente no esenciales que sus amigos y vecinos acumularon para prepararse para la cuarentena. Nos vemos en Animal Crossing, gracias a mi compra impulsiva de un Nintendo Switch.

Un banjo

Un kit casero para construir una «fuente de agua» para pájaros

Una piedra para afilar cuchillos

«Suena mucho más dramático de lo que realmente es».

Un retrato personalizado de mi perro coloreado por zonas

Un Nintendo Switch

«Nunca juego videojuegos, pero la idea de posiblemente pasar meses encerrada de esta manera hizo que una consola de juegos de 300 dólares pareciera una compra necesaria. Resulta que sí, me encanta usarla».

Masa de galletas a granel

Látex líquido»Para experimentar con efectos de maquillaje de terror o trabajar en un posible disfraz de Halloween».

Un set de discos de The Grateful Dead

«Muchas personas piensan que los fans de The Greatful Dead son raros, así que supongo que esto cuenta, ahora mismo está en camino de ser entregado. Prometo disfrutarlo a muy alto volumen».

Un bidé

Una bolsa de cinco kilos de gallinas maduras

«Había planeado comprarlas antes de que todo esto comenzara, pero luego pareció un momento especialmente bueno para hacerlo. Las gallinas maduras requieren una cocción más prolongada, y básicamente tienes que hacer sopa como subproducto. Me gusta emprender nuevos proyectos culinarios y este es un buen momento para ello. Me salieron muy baratas. Planeo aprender cómo cortarlas en pedazos».

Artículos para cultivar cannabis

Un kit casero para caviar

Hamburguesas de microondas

Unos shorts estilo «tie-dye»

«Necesitaba más cosas para ponerme porque actualmente no me estoy quedando en mi apartamento, y no quiero usar solo las sudaderas de la clase de educación física de la preparatoria y las camisetas viejas que guardo en casa de mi madre durante la cuarentena. Estos shorts son sumamente suaves y los seguiré usando cuando esto haya terminado».

Un piano

Un chaleco de mezclilla para mi gato

“Quería algo que alegrara un poco mi estado de ánimo. A mi gato le encanta usar ropa, así que pensé que le conseguiría algo lindo para la primavera. ¡Este pequeño chaleco de mezclilla costó 8,88 dólares (ocho es el número más afortunado de la cultura china), lo cual tomé como una señal de que absolutamente debía comprarlo!».

Sigue a Hannah Smothers en Twitter.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados