¿Cómo celebras el amor?

Publicado el: 09 febrero 2018

Tú ¿cómo celebras el amor para que el mundo no deje de girar?

El ser humano posee, surgiendo desde lo biológico, atravesando lo filosófico y lo social, una maravilla que, según dicen, mueve montañas y hace girar al mundo: el amor.

Lo hacen en todas sus maneras posibles, como expresiones artísticas, desde canciones, pinturas, poesía, con dibujos de quimera: cola de dragón, cabeza de leó223865-P19NVM-23n, fantasía por aquí, estampa imaginada por allá, ajá …¡pero! sea como sea, inventada, o calcada en la sonrisa de un ser querido, el amor ha llevado a la humanidad a erigir (también a destruir y reconstruir) la torre de Babel perpetua que lo acerca al azul profundo de la vida misma, desde la época antigua hasta la actual, se ha manifestado en su contexto social e histórico de diversas maneras.

Actualmente, tanto en su cotidianeidad como en lo extraordinario ¿cómo transmite el ser humano, esa maravilla, baluarte de su propio ser? Aunadas a los cambios que se han dado en las normas que rigen lo socialmente aceptable y lo deplorable, las expresiones destinadas a comunicar el amor entre las parejas han ido diversificando su gama. El género, ese conjunto de actitudes, aptitudes, creencias, maneras de comportarse y estructuras de pensamiento que te hacen encajar en una sociedad que diferencia entre hombres y mujeres, ha sido cuestionado, replanteado y ampliado de manera más humana a una comunidad que admite todo tipo de preferencias. Por lo tanto, los roles de género, aquellos constructos sociales destinados a mover los hilos de cómo te toca ser en el juego de la vida según tu sexo, se van flexibilizando cada día más.

Lo anterior puede generar diversos conflictos entre las personas al momento de demostrarse su amor, especialmente entre los individuos de las diferentes generaciones de edad, ya que cada uno trae consigo un sistema tejido desde los tiempos que le tocó vivir y que dirige su comportamiento. Yo tengo una anécdota para ilustrar este fenómeno que me ayudó a fundar algunos de mis principios de vida. Cuando era novia de mi ya esposo, quise hacerle un regalo especial con motivo del día del amor y la amistad. Como toda adolescente enamorada quería hacerle un regalo muy bonito y que le sorprendiera. Cerca de nuestra casa pasaba un vendedor de rosas que, por motivo de la próxi3fcfbc01-ee79-4ae6-982a-a9e35205ffc1ma festividad de los enamorados, había traído rosas pintadas con tinta vegetal en diferentes tonalidades: las había en verde, morado, naranja y azul. Estaba decidida a comprarle una y visitarlo de sorpresa en su casa ese 14 de febrero. Yo, la mujer en la relación le llevaría una rosa a su casa y lo visitaría. Me parecía una idea muy linda y no le vi ni un ápice de comportamiento reprobatorio (y sigo sin verlo como tal), pero a mi papá le pareció una barbaridad ¡una mujer no hace eso! Recibí una regañada, pero aun así ejecuté mi plan y a mi novio le encantó el detalle. De esa experiencia conservo que el amor permanece y sus expresiones se acoplan a los tiempos y cada vez desafían más lo impuesto según tu género. Puedo decir sin duda que el amor es maravilloso y universal, que debe y puede ser expresado en el consentimiento, con respeto y sinceridad, porque recordemos, es el motor de nuestro universo, y tú ¿cómo celebras el amor para que el mundo no deje de girar?

Por: Carolina Cervantes

1 Comentarios en este artículo

  1. Ana Isabel Herrera Pino:

    Excelente Carito,muy cierto todo lo que has escrito

Escribe un comentario.