Ayuntamiento cesa inspectores corruptos

palacio-municipalMérida, Yucatán, a 11 de enero de 2011.- Por incurrir en actos de corrupción en sus funciones encomendadas como servidores públicos, un inspector y un coordinador de la Dirección de Desarrollo Urbano, que tenían ocho años de antigüedad laboral, fueron dados de baja luego de ser sorprendidos cuando intentaban extorsionar a dos ciudadanos.

Personal de los departamentos de Inspección y de Procedimientos Jurídicos atendió el pasado 30 de diciembre una queja presentada contra los dos empleados municipales.

El inspector de Imagen Urbana, Jorge Esteban López Medina y el coordinador de Servicios Internos, Lorenzo Raymundo Kú Cua, fueron denunciados por dos ciudadanos que acudieron a las instalaciones del Edificio Administrativo para reportar la extorsión de que eran víctimas.

Los ciudadanos propietarios de una taquería en la colonia Melitón Salazar, que tienen en proceso sus trámites en la citada dirección municipal, expresaron que durante tres años dos inspectores que portaban el uniforme del Ayuntamiento los amenazaban con clausurarles su local.

Indicaron que dichos servidores públicos solicitaban una “cuota” de 800 pesos cada seis meses y está última vez exigieron una  cantidad de tres mil pesos.

Ante ello, jefes de los  departamentos de la Subdirección de Procedimientos Jurídicos de la Dirección Desarrollo Urbano procedieron y sorprendieron a dichos empleados, por lo que levantaron un Acta de Hechos de esa situación.

En el Edificio Administrativo de la Dirección de Desarrollo Urbano, personal de la jefatura del Departamento de Inspección retuvo los gafetes a los inspectores, así como las camisolas que portaban con el logo de la administración municipal actual, y les solicitó las llaves del vehículo oficial que les tenían asignado para las visitas de inspección.

Los quejosos denunciaron los hechos ante las autoridades municipales, acompañados de otros ciudadanos que también habían sido extorsionados por los mismos inspectores.

En total fueron cuatro propietarios de negocios de comida que identificaron a los dos trabajadores municipales como los extorsionadores que les  pedían cuotas que iban de 500, 600 hasta mil pesos con tal de no clausurar  sus negocios, cuyos propietarios tienen en proceso sus trámites.

Por lo anterior, Jorge Esteban López Medina y Lorenzo Raymundo Kú Cua fueron  dados de baja al corroborarse los actos de extorsión y corrupción en que incurrieron contra ciudadanos.

Las medidas refuerzan el compromiso de la alcaldesa Angélica Araujo Lara de no tolerar actos deshonestos ni de corrupción que perjudique los servicios y los bienes del Ayuntamiento de Mérida, que son de los ciudadanos.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados