Cultura

La murallas de Campeche

Por Julio Leal Ortiz

Sé un pirata por un instante

“Esto no puede ser un sueño, porque si lo fuera, habría ron”

Jack Sparrow

Si abres la mente y te dejas llevar por el ambiente que te envuelve cuando caminas entre las murallas de Campeche, es muy probable que te visualices con un parche en el ojo, una pata de palo y termines todas tus expresiones con un -¡aarrgh!-. Imaginar los cañones apuntando a las embarcaciones y reventando con tal magnitud hace que te quieras sentir un Pirata del Caribe.

Campeche, la ciudad con murallas que detuvieron a los piratas cuando intentaban saquearla; narraciones fabulosas han pasado de generación en generación. El Museo de Arquitectura Maya Baluarte de la Soledad es una construcción militar de fines del siglo XVII, se encuentra frente al mar y representa uno de los ejemplos más importantes de la defensa que tuvo la ciudad. Es considerada la más grande de las ocho que se construyeron para unir el recinto amurallado, ahí puedes descubrir las razones detrás de los mitos de varios capítulos de historia de este puerto.

 

La zona amurallada se comunicaba con el interior por medio de cuatro puertas: de tierra, de mar, de Guadalupe y de San Román. Y los siete Baluartes que puedes visitar son: baluarte de San Juan, San Francisco, San Pedro, Santa Rosa, San Carlos, Santiago, y el anterior mencionado Baluarte de la Soledad.

Muchos mitos en torno a la ciudad mencionan que la muralla frenó a los piratas. Y según cuenta la leyenda el ataque de Lorencillo de 1685 tuvo tan escaso botín que seguramente se corrió la voz de la pobreza de la región. A finales de ese siglo se creó algo similar a un acuerdo global y la piratería fue duramente castigada por aquellos que hasta entonces la habían favorecido.

Galería
(Click en las fotos para ver en tamaño completo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.