Donde ríe el agua. Parque Ecológico Salto Grande

Previous
Next

Donde ríe el agua. Parque Ecológico Salto Grande

Las tierras del occidente de Campeche son propicias para el brote de ríos y lagunas; la razón de ello es que el suelo comienza a cambiar de composición mineral a medida que se acerca a las tierras bajas de Tabasco.

Uno de los caudales que atraviesa esta zona es el Río Candelaria, el más largo del estado con casi 400 kilómetros en la región del Petén guatemalteco y penetra en territorio mexicano dando yumbos y salyos. Producto de ese carácter veleidoso es el Parque Ecológico Salto Grande, un santuario atravesado por arroyos y cascadas que, al escurrir entre las piedras, producen un borboteo musical.

Al llegar, verás el ancho río descendiendo en forma de rápidos, para cruzarlo, usa el piuente que lo pasa por encima; las aguas del caudal se revuelven en los meandros y les cubre las orillas de la densa vegetación. Una solitaria garza tigre aguarda con paciencia a que la corriente le traiga caracoles para comer. Guarda el equilibro de pie sobre una pata, desafiando el empuje de la cascada.

Luego de atravesar el río, estarás en un verde llano salpicado de arbustos, pastos y árboles. La exploración del parque es facilitada por una pasarela elevada que permite caminar por el desigual terreno. El recorrido, de kilómetro y medio, se adentra en la exuberancia y se realiza a lo largo de centenares de caídas de agua clara. En las regiones más bajas, las corrientes se decantan y forman albercas naturales de un verde intenso; sobre la superficie flotan nenúfares, libélulas de alas transparentes.

Allá adelante se tuercen y amontonan los árboles de ciricote, el jabín y el ábol de pucté, que forman muros de madera negra sobre los que trepan las bromelias y orquídeas, que beben el rocío de las cascadas. A mitad del recorrido llegarás a un puente colgante, desde el cual se admira a los zapotes de agua saciando la sed con las raíces hundidas en las charcas. Dentro de este laberinto de raíces, lianas, rápidos, cascadas y pozas tranquilas parece transcurrir el tiempo con menor prisa. La noche se anuncia con piquetes de mosco que advierten el momento de volver.

Si corres con suerte, te despedirá de Salto Grande el bramido de los saraguatos, esos monos que aúllan sobre las coronas amarillas del palmar.

Parque Ecológico Salto Grande tiene cabañas y palapas para descansar u organizar un picnic. Gracias a que el río Candelaria es navegable, existe la posibilidad de rentar kayaks para remontarlo.

HAZ TUYA ESTA EXPERIENCIA
Ranchería San Pedro Salto Grande, Candelaria.
Diario de 8 a 19 horas
T. 01 981 138 8835
Facebook: Parque Ecológico Salto Grande, Candelaria

Facebook
Twitter
LinkedIn