Los mexicanos que jugaron con Michael Jordan

Previous
Next

Los mexicanos que jugaron con Michael Jordan

Por Francisco F. Gamboa

El fenómeno Jordan revivió a través de The Last Dance. Ver esta docu-serie desempolvó memorias que tenía olvidadas, pues no recordaba que Michael Jordan era un personaje al que todos aspirábamos ser (aunque eso del deporte no se nos diera mucho), que pude verlo ganar su sexto campeonato en vivo narrado por Enrique Garay, y que incluso inspiró a que los mexicanos por fin dieran el salto a la NBA.

(Archivo de los ‘Suns’ de Phoenix)

Y es que el basquetbol siempre ha sido uno de los deportes con mayor presencia en nuestro país, es el segundo más practicado y ocupa el cuarto lugar en popularidad, tan solo por debajo del fútbol, el box y el béisbol. Sin embargo, no fue sino hasta en la era de Jordan y los Toros de Chicago que dos mexicanos empezaron a llamar la atención del medio; por supuesto, me refiero a Horacio Llamas y Eduardo Nájera.

Horacio Llamas es originario de Rosario, Sinaloa, y fue el primer mexicano en llegar a la NBA. En su adolescencia se mudó a Tucson, Arizona, lugar donde empezó a mostrar su talento en el deporte, el cual llamó la atención de los Suns de Phoenix, con quienes firmó contrato en 1996 y disputó un total de 28 partidos. Posteriormente en 2002, recibió una invitación para formar parte del campo de entrenamiento de los Wizards de Washington, donde compartió camiseta con “su majestad”. De ese periodo recuerda:

“Es una persona muy humilde. Cuando estuve en los ‘Wizards’, llegábamos casi al mismo tiempo a los entrenamientos y platicaba mucho conmigo, era un tipo competitivo que siempre te ayudaba. Nunca pedía nada que no hiciera antes”.

De igual forma, Llamas recuerda su último partido de ese periodo, el cual también significaría su despedida de las canchas de la NBA:

“Era un juego de entrenamiento y yo estaba en su equipo, estaba a punto de terminar e íbamos perdiendo por dos puntos, Jordan me pasó el balón para encestar una canasta triple y ganar el juego, él brincó arriba de mí y me celebró la anotación. Fue mi ídolo en la adolescencia y para mí eso fue como vivir un sueño que se cumplió”.

El sabor de la NBA

Por otra parte, ¿quién no recuerda a Eduardo Nájera en los spots televisivos de esa marca de pan que presumía tener “el sabor de la NBA”? Originario de Meoqui, Chihuahua, jugó para la NBA durante 12 largos años, en los que formó parte de los Mavericks de Dallas, los Warriors de Golden State, los Nuggets de Denver, los Nets de Nueva Jersey y los Bobcats de Charlotte.

Además, Najera es el único mexicano que puede presumir no solo haber jugado en contra de Michael Jordan, sino de fanfarronear y hacerlo enojar. Fue el 8 de diciembre de 2001 cuando los Mavericks de Nájera se enfrentaron a los Wizards de Jordan. De ese capítulo recuerda:

“La mejor anécdota que tengo dentro de la cancha es cuando le bajé el primer rebote ofensivo y anoté, vi en su rostro un enojo, una furia que me hizo dudar a mí también. Pensé: ‘Ya lo desperté’. Aparte empecé a decir tonterías, diciéndole ya que estaba viejo, que mejor ya que lo cambien, que no iba a poder bloquearme, que le iba a agarrar todos los rebotes. A él le gustó esto, entonces lo desperté y empezó a jugar un poco más fuerte”.

(DeLUCA, Louis / 164777)

De igual forma, de 2010 a 2012, cuando Nájera formó parte de los Bobcats de Charlotte, Jordan era el mayor accionista. En esos años el equipo vivía una situación complicada de grilla interna y bajos resultados en la cancha, y el mismo Eduardo cuenta que se ganó la confianza de Michael, quien personalmente fue a pedirle ayuda al mexicano para relajar los ánimos que se vivía en el equipo, y desde entonces mantienen buena relación.

Sin más, quiero pedirle que se dé la oportunidad de ver The Last Dance, sin duda, es una joya del periodismo gracias a lo perfectamente documentado que está todo el contenido de ella. Pero es, además, una carta de amor a los noventa.

@FranFernandoMX

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn