El instante amarillo

Previous
Next

El instante amarillo

Estoy tranquila, estoy tranquila, es la calma que antecede a lo terrible. El instante amarillo,  anterior al viento caminante cuando las hojas voltean sus manos y muestran su palidez.

                                                                                                                            Sylvia Plath

 

2Bernardo Fernández “Bef”, es novelista gráfico y no gráfico, miembro de una generación de narradores que legitimaron la ciencia ficción, el género policíaco y los cómics, pionero en impulsar la novela gráfica en México y a diferencia del habitual movimiento de la cabina durante esos días de Filey, él llegó a la entrevista desde la Ciudad de México con aire relajado para platicarnos de su obra a minutos de presentarse esa tarde, en la Feria Internacional de la Lectura 2018. El instante amarillo es un viaje al centro de la mente del autor donde nos narra la vida de una niña de 13 años que no se siente integrada ni feliz y no tiene la oportunidad de reflejar ciertas cosas; sus papás no paran de discutir y la afectan de manera directa, en la escuela las niñas populares le hacen bullying y álgebra no es su fuerte. En este sentido “Bef” ilustra al papá en gris, al ser una presencia casi fantasmal para María, y le queda claro cual es su lugar en este mundo. Un joven quién le da sus clases de regularización le hace llegar la obra de Frankenstein, el amor y la decepción… ese joven le da elementos para decidir lo que no quiere, se da cuenta que no le interesa pertenecer al grupo de niñas princesitas en la escuela de monjas. El nombre está basado en un poema de Sylvia Plath, ese instante amarillo en el que tu vida no volverá a ser igual, ante la calma que antecede a lo terrible. Así conoce a otra María (Mary Shelley) “La mamá del monstruo”. Una María que vivió en el siglo XIX y que cambió para siempre las historias de terror que leemos. María se reconciliará con su propio monstruo para forjarse un camino y un sitio memorable.1

“La idea nace hace muchos años, quería escribir una historia de terror en una escuela de monjas, pero descubro que ya no quiero hacerla, pero retomo el escenario con una historia bullying”, Bef.

Publicación de

Editorial Océano

Twitter: @monorama

 

Por: Ma. Isabel Juárez

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn