Los restos de una mujer que vivió hace 600 años maravillan a arqueólogos en Perú

Previous
Next

Los restos de una mujer que vivió hace 600 años maravillan a arqueólogos en Perú

Wayaw (sauce en quechua), tenía unos 20 años, medía 1,48 metros y se desempeñaba como hilandera. “Es un descubrimiento asombroso, nos conectó directamente con nuestro pasado”, expresó Cecilia Camargo, arqueóloga encargada de la excavación.

Una mujer que vivió hace 600 años en los días del Imperio Inca, cuyos restos fueron hallados por obreros mientras instalaban tuberías de gas en una calle de Lima, maravilla a los arqueólogos peruanos.

Wayaw (sauce en quechua), como la llamaron los arqueólogos, tenía unos 20 años, medía 1,48 metros y al parecer murió por causas naturales.

Era una hilandera, como miles de humildes trabajadoras peruanas de hoy, dijo a la agencia AFP la arqueóloga Cecilia Camargo, encargada de la excavación.

“Es un descubrimiento para nosotros asombrosonos conectó directamente con nuestro pasado”, agregó.ERNESTO BENAVIDES / AFPERNESTO BENAVIDES / AFP

Aunque el hallazgo se realizó en 2018, recién fue anunciado esta semana tras finalizar los estudios arqueológicos, que incluyeron la reconstrucción digital del rostro y que se habían retrasado por la pandemia de coronavirus.

Wayaw fue bautizada como la “Dama del Sauce” por los vecinos de San Juan de Lurigancho, el populoso distrito del noreste de Lima donde fue encontrada, y donde miles de precarias viviendas improvisadas se amontonan en medio de desérticos cerros.https://f7fbd6c63b7bae7d80117213a8967c89.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html San Juan de Lurigancho, al este de Lima. Foto de ERNESTO BENAVIDES / AFPSan Juan de Lurigancho, al este de Lima. Foto de ERNESTO BENAVIDES / AFP

Esta zona es habitada principalmente por familias de la sierra andina, que llegaron hace tres décadas a Lima para escapar de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso.

“Como muchas mujeres actuales”

El cráneo de la mujer tiene una deformación, algo típico de ciertos pueblos del Antiguo Perú, que colocaban tablillas, paños y sogas en la cabeza de los niños como rasgo de identidad.

“Fue una artesana, no de élite, que se dedicaba a una labor tan noble como es el tejido, con técnicas que hasta hoy se preservan”, comentó Camargo, la arqueóloga jefa de la empresa de distribución de gas natural Cálidda.

Ella era como muchas mujeres actuales que trabajan en tejidos en San Juan de Lurigancho”, destacó Camargo.

La ley de Perú obliga a las empresas que hacen excavaciones, como Cálidda, a contar con servicios de arqueólogos, debido a que con frecuencia aparecen vestigios precolombinos en el subsuelo de la costa peruana.

Solo en Lima existen más de 400 sitios arqueológicos, incluidas decenas de huacas o sitios ceremoniales.

Prendedores de plata

“El Sauce fue un centro poblado que se dedicaba a la agricultura, a la orfebrería y pastoreo [hace 600 años]. Era un espacio de control del Imperio Inca”, explicó a la AFP el arqueólogo independiente Julio Abanto, que trabaja en San Juan de Lurigancho.

El descubrimiento de los restos “es bastante emocionante porque es una pieza más que le devolvemos a las perdidas hojas de nuestra historia. Es un orgullo saber que vivimos en una tierra que tiene mucha historia”, agregó.

La mujer estaba en posición fetal y en su fardo fúnebre había textiles y objetos decorativos, como un prendedor de plata y brazaletes con conchas de mariscos, algo típico de los pueblos de la costa peruana que fueron conquistados por el imperio inca, que floreció en los siglos XV y XVI.Vaso hallado junto a la Dama del Sauce (ERNESTO BENAVIDES / AFP)Vaso hallado junto a la Dama del Sauce (ERNESTO BENAVIDES / AFP)

Los huesos de los hombros y cadera estaban desgastadosseñal de que trabajaba como tejedora o hilandera.

“Nos representa”

La Dama del Sauce tiene nariz aguileña, cara alargada y labios gruesos, según la imagen digital que hicieron los arqueólogos.

La estudiante universitaria Anely Martínez, que trabaja con Abanto, se vistió con un traje, manta y faja de lanas similares a las que usaba Wayaw hace 600 años, a modo de ilustración para los medios de comunicación.Anely Martinez vestida con un traje, manta y faja de lanas similares a las que usaba Wayaw. ERNESTO BENAVIDES / AFPAnely Martinez vestida con un traje, manta y faja de lanas similares a las que usaba Wayaw. ERNESTO BENAVIDES / AFP

Wayaw nos representa en su totalidad, porque es una mujer trabajadora que ha salido adelante con su talento, que fue hilar”, dijo Martínez mientras recorría con el equipo de la AFP la calle donde los obreros hallaron el esqueleto, a solo 40 cm bajo el pavimento.

En tiempos prehispánicos, lo que ahora es San Juan de Lurigancho era gobernado por el Curaca o Señor de Ichma (Lima), con centro en Pachacámac, al sur de la ciudad.

El señorío se extendía desde el río Rímac, que cruza el centro de Lima, al valle del río Lurín, al sur de la capital.

El esqueleto de Wayaw y los utensilios serán entregados al Ministerio de Cultura, que determinará dónde serán expuestos.

CON INFORMACIÓN DE AFP

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn