De las tablillas a los toques en la pantalla: cómo han evolucionado las loterías

Previous
Next

De las tablillas a los toques en la pantalla: cómo han evolucionado las loterías

Es curioso como ciertas costumbres son afines a varias culturas. A menudo, se han inventado objetos o tradiciones similares en dos continentes distintos; otras veces, se han exportado y luego se han modificado. Las loterías, son un juego bastante antiguo según en qué dirección miremos, pero tal y como la comprendemos actualmente, tiene sus orígenes alrededor del siglo XV. Ya en la edad antigua en China, en el siglo II a. C., existían juegos muy parecidos a la lotería o el bingo, pero el sistema de un premio cuantioso y participaciones pagadas para optar a él ya surgió en Europa en el siglo XV, y los beneficios de la venta de participaciones o boletos ya se dirigían a fines sociales o políticos, como donaciones o financiaciones.

En México concretamente surgió su particular lotería mexicana, que en vez de números contaba con cartas ilustradas, originariamente en tablillas de madera y más adelante evolucionadas a tarjetones de cartón, y se empezó a jugar en el siglo XVIII. Con una base en la lotería europea, que contaba con 90 números y podía reunirse una combinación de 5 en el boleto, la lotería mexicana sustituyó estos números por gráficos muy característicos como la catrina o el diablo.

Estas ilustraciones son tan propias de la cultura mexicana como todo lo relacionado con la historia maya. Una baraja de lotería mexicana es un excelente suvenir y algunas son tan exquisitas que pueden considerarse una pieza de coleccionista. Pero la forma de jugar es similar a la lotería actual o el bingo.

Las loterías con cartas ilustradas fueron jugadas inicialmente sobre todo por las clases adineradas. Más adelante, en la guerra, se utilizó como entretenimiento por los soldados, y una vez que volvieron a sus hogares, extendieron la tradición jugando con sus familias o amigos.

La lotería con números también tuvo su relevancia en tiempos de la Guerra de Independencia, pues se utilizaba para reunir fondos para financiar la defensa colonial. La política, de hecho, ha tenido mucho control sobre la celebración de la Lotería Nacional tal y como la conocemos ahora. Entre 1915 y 1920 fue interrumpida debido a la Revolución contra Pancho Villa y Emiliano Zapata por parte de Venustiano Carranza. Después pasó a llamarse LOTENAL (Lotería Nacional para la Asistencia Pública).

Desde entonces, tanto en México como en el resto del mundo se han venido celebrando las loterías de manera muy similar, aunque para cada país hay unas peculiaridades concretas, además de las probabilidades de ganar un premio mayor o cualquier premio, la periodicidad de los sorteos y por supuesto el precio del boleto. También varía la cantidad de números que debe incluir la combinación, o los extras que se pueden añadir para aumentar las probabilidades. Un ejemplo de ello es Melate, que cuenta con Revancha y Revanchita para multiplicar las opciones a premios y su valor.

En los últimos años, y sobre todo en los últimos doce meses, ha aumentado el número de jugadores que eligen boleterías online frente a las boleterías tradicionales. Tiene sentido ya que jugar online tiene algunas ventajas como evitar colas, no correr el riesgo de extraviar el boleto o que la boletería avise por email si hemos ganado. También transferirían el dinero directamente a nuestra cuenta, o incluso podríamos suscribirnos para no olvidar jugar cada viernes, por ejemplo, a un sorteo extraordinario. Programar la participación en una lotería especial que se celebra dentro de varias semanas también es posible, y por supuesto también lo es jugar loterías extranjeras, tanto estadounidenses como europeas y de otras partes de Latinoamérica como Brasil.

Todo esto supone una evolución muy clara de las loterías, pues elimina la opción de que nos roben el boleto, no necesitamos llevar plata en efectivo e incluso podremos confeccionar nuestro boleto a medida en sorteos extraordinarios como El Gordo. Algunas de estas boleterías incluso ofrecen proteger nuestra combinación para que sea única y, en caso de coincidir con la del premio mayor, no tener que compartirlo con otros jugadores ya que nadie llevará los mismos números. No sabemos qué será lo siguiente, pero este sistema es el más cómodo hasta la fecha. Quién sabe… después de siglos de evolución, cualquier cosa es posible.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn