Yo voy por bicicleta

Por Abraham Guillén

Mi papá nació en un pequeño municipio del sur de Yucatán y me contaba que las personas se trasladaban de un lugar a otro por bicicleta; era y sigue siendo un medio de transporte muy común. Hoy día su uso se ha extendido, ahora está presente en competencias o en tours, y es que el mundo del ciclismo y el turismo hacen una unión que se conoce como “Cicloturismo” que es básicamente viajar sobre una bicicleta y conocer lugares, municipios, zonas arqueológicas y ¿por qué no?, hacer amistades por distintos lugares.

Se suele pensar que salir de viaje es ir a Oaxaca o Chiapas o visitar San Miguel Allende, etcétera, pero en realidad no todos podemos costearnos estos “viajes”, así que aprovechando la pasión por la bicicleta y por salir de paseo empecé con en el mundo del cicloturismo a escala pequeña. Mi plan es incitar a las personas a salir y conocer nuestro Estado, que un meridano vaya a la ciudad de Tekax a conocer sus grutas, o que un tekaxeño se vaya a comer un rico poc chuuc a Maní.

Así que hoy te resumo algunas razones para salir en bicicleta y descubrir lo lindo de nuestro Estado a través de sus calles.

Conventos e iglesias

Esta es una parada obligatoria cuando llegas a un municipio nuevo; son interesantes, dignos de admirar, fáciles de encontrar al sobresalir entre las pequeñas casas; los he visto grandes, pequeños, sin techo, pero todos con historia y misterio que despiertan interés, se respira un aire fresco, te sorprenderás con los diferentes estilos arquitectónicos así que siempre habrá algo que observar.

Normalmente en las iglesias siempre hay mucho que ver y es un lugar ideal para el descanso. Algo recomendable es encontrar al sacristán e ir haciendo plática, con ellos encuentras datos curiosos. También es disfrutable recorrer las calles y ver esas casas antiguas con el clásico estilo colonial, siempre hay por todos lados, algunas más preservadas que otras, pero sin perder el estilo.

Amigos con historias

DCIM100GOPROGOPR1481.JPG

A veces, la gente adulta siente interés por ti, ya que te ven como turista, entonces te hacen plática, aprovecho para preguntarle sobre su municipio, son gente sabia que han vivido y visto las cosas cambiar por el paso del tiempo, entre sus pláticas puedes retroceder en el tiempo mientras te vas imaginando como era la vida diaria, o te cuentan leyendas o creencias. Siempre esta gente es muy amable y posiblemente, cuando estés a punto de irte, te ofrecerán algo de agua para llevar durante tu recorrido.

También me he encontrado otros viajeros en el camino, estos te hacen la mano porque comprenden la experiencia que estás viviendo y cuyos saludos o ánimos te hacen recuperar el aliento cuando vas sobre la carretera bajo el fuerte sol.

En contacto con la naturaleza y lugares nuevos

Aquí es algo que pasa a menudo, en ocasiones, ya con tu ruta trazada y sobre el camino, te puedes encontrar con lugares o sitios curiosos, por ejemplo: ¿Sabías que en el municipio de Mama hay un pozo muy grande a mitad de la calle? ¿Que la Iglesia de Ticum no posee techo debido a que ésta no se concluyó? ¿O que Yucatán y Campeche están divididos entre un arco gigante? Pues te platico, camino a Bolonchén de Rejón (Campeche) justamente pasando los límites de Yucatán, te encuentras con este arco, se dice que en su momento marcaba el fin e inicio de ambos Estados; hoy día los letreros de las limitantes están 2km después. Y así un sin fin de lugares, con una buena historia y experiencia.

Yo voy por bicicleta (9)

Explorar sitios ya conocidos también es interesante, vivir la experiencia desde una bicicleta es totalmente distinta, por ejemplo, el año pasado me dispuse hacer la Ruta Puuc desde Loltún hasta Uxmal, sobre la carretera vas como un auténtico viajero en bicicleta (cicloturista), me gusta pensar que vengo desde muy lejos y eso lo hace aún más interesante.

Durante tu recorrido la ventaja que tiene la bicicleta es poder cortar camino a través de las brechas, aquí entras en otro mundo, en unión con la naturaleza, escuchar las aves cantar que te van acompañado durante el camino, o te arrullan durante tus momentos de descanso, aquí es buen momento para la meditación o algo de relajación. Es divertido tomarse un descanso mientras vas acompañado de una linda vista desde lo alto de un cerro o bajo la enorme vegetación de Yucatán.

Recomendaciones

Fundamental es el agua, considera lo necesario dependiendo de tu ruta. No olvides: bloqueador solar, gafas de sol, casco, ropa cómoda que te cubra las extremidades, algo de dinero, parches, cámara fotográfica o tu celular bien cargado o lleva un power bank, herramientas básicas para reparar la bicicleta en caso de algún ajuste durante el recorrido y carga todo en tu mochila. También puedes llevar tu lunch o algo de frutas de temporada, usar una APP para monitorear tus recorridos como los kilómetros, tiempo, y aprovecha descargar un mapa sin conexión para guiarte, así te ahorras el uso de datos.

En mi experiencia haciendo cicloturismo he encontrado un mundo de lugares y curiosidades, normalmente hago mis rutas por el sur del Estado, hay gran cantidad de lugares que ver, desde salir a pueblear, la ruta de los conventos o la ya famosa Ruta Puuc; cada salida es una experiencia distinta.

Teniendo en cuenta todo lo anterior ¿te aventarías a una ruta ciclista para explorar Yucatán?