¿Turismo para todos?

Por Carlos del Castillo

Vacaciones, tiempo de relajarse y disfrutar de esos momentos lejos del trabajo o la escuela. Imagínate una bella playa de arena blanca y mar turquesa, correr por la arena, y por qué no, lanzarse directo al mar y darse un chapuzón. Mirar el cielo azul, mientras el oleaje te tranquiliza con su suave movimiento. ¿No sería maravilloso? Ahora, estimado lector, imagínese este mismo escenario, pero con el único detalle que usted se encuentra en silla de ruedas. ¿Sus vacaciones serían las mismas?, ¿podría incluso acercarse a la playa y darse un chapuzón? Si sus vacaciones son en México, permítame mencionarle que más del 90% de las playas públicas mexicanas no son inclusivas.

“Empresarios y Gobierno, los destinos totalmente accesibles también generan ganancias”

Poco a poco las playas públicas de nuestro país empiezan a adoptar medidas para erradicar la situación mencionada al inicio de este texto, son muy limitados los Estados que tienen en su catálogo de playas, el término Playas Inclusivas: Jalisco, Baja California, Guerrero, Nayarit en el Pacifico; Quintana Roo, en el Mar Caribe y hasta hace unos meses, Campeche, siendo la primera del Golfo de México.

En el año 2016, Cuastecomate, en costalegre Jalisco, se convirtió en el primer destino mexicano totalmente accesible, sus playas ofrecen aparatos que permiten flotar, existe la señalética en lenguaje braille, se encuentran disponibles espacios para animales de compañía, hay personal capacitado para atender emergencias, los accesos son planos y sólidos que permiten la entrada a personas que requieren de algún aparato para moverse. Dato de interés: la Secretaría de Turismo de Jalisco, informó que Cuastecomate aumentó sus ingresos en 300% gracias a las mejoras, en comparación con el 2015.

“No sólo es generar las condiciones, sino mantenerlas”

Turismo accesible para todos

El principal objetivo del turismo accesible es la verdadera inclusión social de toda la población, sin importar edades, discapacidades, circunstancias transitorias (embarazo, fracturas), etc. Sí, de TODAS las personas, en pocas palabras, una playa inclusiva cuenta con espacios y servicios – a quienes deseen visitarlas. Adecuaciones, como rampas de accesos en la playa, sillas de ruedas y andaderas acuáticas (para niños y adultos), módulos de servicio sanitario, señalización, chalecos salvavidas y el personal capacitado para atender cualquier situación de emergencia, son algunas de las adaptaciones para hacer las playas mexicanas más accesibles.

Celebramos que Mérida será sede del Tianguis Turístico 2020, esperemos esté en la agenda de este Estado el Turismo Accesible y que en un futuro queden atrás los días en que las personas con discapacidad tengan que conformarse con contemplar el mar a lo lejos sin oportunidad de disfrutar un chapuzón.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados