Santuario de girasoles
Por Gabriela Pérez

Balancán, Tabasco

Elegir los lugares dónde vacacionar o qué visitar no es tarea sencilla, hay los que tienen museos, monumentos, sitios arqueológicos o reconocidos por su gastronomía. Sin embargo, rumbo a ese destino puedes encontrar lugares pintorescos, que no te debes perder. De Yucatán carretera rumbo a Villahermosa, Tabasco, te recomendamos parar en un lugar digno de visitar: el Santuario de Girasoles, en Balancán, Tabasco.

El viaje

El viaje directo lleva alrededor de 6 horas. Saliendo de Yucatán, tomas la carretera hacia Campeche, pasas Champotón, Sabancuy, y en la de Escárcega-Villahermosa, encontrarás la señal que te lleva a Balancán. Llegar al santuario es algo complicado, la carretera es sinuosa, siendo aconsejable ayudarse con Google Maps y preguntar a los lugareños, pero bien vale la pena, se recompensa con una vista digna de aquellas pinturas de Van Gogh. Lugar de belleza inigualable, este cultivo surge con la idea de producir aceite de girasol. 

Además de tomar unas fotos increíbles, el sitio ofrece mucha paz y armonía. Sus restricciones son muy sencillas (no introducir bebidas embriagantes, no se permiten las mascotas y no tirar basura ni maltratar los girasoles). Sin costo de acceso (a excepción que quieras tomar fotografías profesionales). 

Detalles

El tiempo es libre, pero en un estimado de una hora ya pudiste disfrutar el paisaje, nosotros decidimos tomarnos unos refrescos y aguas bajo la sombra de un frondoso árbol, posteriormente seguimos el recorrido de regreso, tomamos videos directo para nuestras redes sociales. A las afueras se venden diversos productos artesanales, así como ramos de girasoles a precios sumamente módicos.

Este lugar sólo abre sus puertas al público una vez al año, en la primavera cuando se da la etapa de floración. Recuerden elegir adecuadamente la fecha ya que solamente durante 15 días podemos disfrutar de los girasoles en su máximo esplendor.