Turismo

Pozos de los Dioses

 

Dos cenotes muy cerca de Mérida

Por Josetwitts

Es una realidad indiscutible que nuestra mágica Península tiene muchas cosas a ofrecer para los que tenemos la suerte de habitarla y para los que tienen el honor de visitarla. Sin duda, los cenotes salen a relucir en esta gran lista de atractivos. Estos hermosos “pozos”, lugares místicos y únicos alrededor de los cuales se forjaron las sociedades antiguas, definiendo así la identidad de nuestra cultura.

1Lo mejor de todo esto es que la belleza que estos lugares exhiben, y en ocasiones esconden, está al alcance de todos. Tenemos cenotes para los aventureros, para los más conservadores, para los que quieren ir lejos y para los que quieren quedarse cerca. Abiertos, cerrados, amigables y con algo de riesgo, pero nunca sin dejar de cautivarnos.

Es una garantía que sea cual sea el cenote que visites, saldrás renovado de ahí. Puede ser lo hermoso de la naturaleza a su alrededor, el color de sus aguas, lo apartado de su escondite, o lo enigmático de sus formaciones de piedra, pero sin duda alguna es una experiencia inolvidable. A continuación, te presentamos dos cenotes, con los que puedes iniciar tu travesía.

 

Cenotes de San Antonio Mulix

3

A tan solo 45 minutos de la ciudad de Mérida, se encuentra el pequeño poblado de San Antonio Mulix, que forma parte del municipio de Umán. Este lugar se caracteriza por tener dos hermosos cenotes: X’batún y Dzombakal. El primero de ellos se encuentra al aire libre y el segundo es una pequeña cueva. Estos dos cenotes sin duda están envueltos de una magia especial. Estar ahí te hace sentir como si el tiempo se detuviera. Es un auténtico encuentro personal con la naturaleza. El acceso no es complicado, y el espacio te permite incluso pasar el día ahí con amigos y familia. Una recomendación personal sería llegar lo más temprano posible (abren a las 9 am), para admirar lo quieto de sus aguas y el silencio casi total que la naturaleza nos regala.

 

Cenotes de Abalá

2

Visitar el municipio de Abalá te hará sentir como un explorador hecho y derecho. Rodeado de naturaleza, alejado de edificios y con caminos de terracería circundados de fauna exótica. Esta zona se caracteriza por los diferentes cenotes que puedes encontrar ahí. Uno de los más bonitos es el de Kankirixché, que significa “árbol de fruta amarilla”. En este cenote te sentirás como en una alberca natural, en medio de un bello paisaje y mariposas de colores, de fácil acceso y de poca profundidad, permitiendo que toda la familia pueda disfrutarlo.

 

Contacto:

Facebook/Twitter/Instagram: @Josetwitts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.