La Venecia de los Alpes

Annecy es una encantadora ciudad francesa situada entre un lago y montañas de los Alpes, ubicada en el departamento Alta Saboya de la región Auvernia-Ródano-Alpes, cerca de la frontera con Suiza e Italia.

Por Ada Lía Tzab Poot*

Llegar a nuestro destino nos tomó hora y media de viaje desde Voiron, otra ciudad de la misma región francesa. El trayecto en ascenso por curvas abre a la vista valles y montañas, dejando atrás pequeños pueblos y campos con vacas y caballos que pastan en un frío día soleado de diciembre. El mareo que causa la ruta se alivia pronto al salir del automóvil, el aire frio y ligeramente húmedo junto con el fascinante ambiente de la ciudad, consiguen dejar atrás la incomodidad para disfrutar y explorar satisfactoriamente el lugar.

Los canales de agua que atraviesan y se pasean entre los pintorescos edificios con puentes conectando un lado y otro de la ciudad es lo que le da el sobrenombre de “la Venecia de los Alpes”. Las calles angostas con pequeños balcones que resaltan de algunos edificios, fachadas coloridas y construcciones que rondan entre el gótico y el barroco, conforman la parte vieja de la ciudad.

En esta temporada del año hay un Marché de Noël (Mercado de Navidad) montado en la plaza junto al canal y frente a la desembocadura al lago de Annecy, el cual brinda un poco de calor al paseo en el que nos abate un frio viento invernal. Las delicias ofrecidas en los pequeños puestos envuelven los sentidos: el aroma predominante del vino caliente especiado con canela y clavo, el chocolate, la dulzura de las crepas, pasteles y demás postres variados, los apetecibles platillos típicos y muchas cosas más. Todo lo anterior crea una atmosfera acogedora en medio del invierno.

La vida de la ciudad gira en torno al lago, catalogado como el más puro de Europa gracias a la limpieza de su agua, junto a éste se escuchan los gritos de las gaviotas y uno que otro cisne que se pasea en las orillas. Sin duda, un sitio ideal para realizar una caminata o un paseo en bicicleta.

Toda esta combinación entre las montañas de cimas nevadas al fondo, un lago de tonos azules y verdes al lado y una ciudad antigua de callejones y edificios medievales crean un paisaje excepcional, fascinante y mágico que da certeza del por qué Annecy es considerada como una de las ciudades más hermosas de Francia.

 

#YucatecosPorElMundo

 

(*) Arpista yucateca, Licenciada en Artes Musicales y estudiante del Conservatorio Regional de Rueil-Malmaisom.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados