I love New York, la ciudad que nunca duerme

Texto y fotografías: Julio Leal Ortiz

Tras varios vuelos y un recorrido previo por los Estados Unidos llegué a la ciudad cosmopolita por excelencia, esa donde mis amigos una noche anterior se encontraron a Justin Bieber en una fiesta cantando a todo pulmón. No sabía lo que me depararía.

Manhattan me acogió unos días. Mis pies y mente se conectaron y emprendí la aventura por lo que es el distrito más importante de Nueva York, ya que el 90% de las atracciones ahí se encuentran. El estilo y el frío se sentían por las calles, para fortuna pude estar en la Semana de la Moda, alcanzando a fotografiar modelos de Victoria Secret y artistas de la gran pantalla.

Hay un sinfín de lugares que puedes visitar, pero les comparto los puntos que más me marcaron en mis andadas por la ciudad.

Bryant Park

A un costado de la biblioteca pública y rodeado de emblemáticos rascacielos pude disfrutar uno de mis momentos favoritos de todo el viaje entre risas, patinaje, canciones de Frank Sinatra, y la gente coreando New York, New York. En verano la pista de hielo se retira, todo pasa a otro plano y se muestra la presencia de sus exuberantes jardines, en donde se organizan actividades gratuitas y cenas al aire libre. Es un lugar en el que no importan las diferencias de religión, de raza o económicas, en el que lo más importante es convivir en armonía.

Times Square

Mi primera impresión fue abrumadora, sin embargo, ahí pude tener la experiencia más neoyorquina con las más de dos millones de personas que pasan a diario por este lugar entre negocios, miles de luces y carteles publicitarios (la pantalla más grande se puede observar en el hotel Marriott Marquis). Si se quieren hospedar por la zona, les recomiendo el hotel The Americana Inn, siendo la mejor opción en relación precio y calidad.

Central Park

Este es uno de los parques urbanos más grandes del mundo, con sus 340 hectáreas podrás encontrar praderas, lagos artificiales, cascadas y dos de mis lugares favoritos: el zoológico y Strawberry Fields, el jardín central del parque en homenaje a John Lennon -ya que en vida solía pasear por el lugar-, y justo en frente podemos encontrar el edificio Dakota, lugar de su asesinato.

The Vessel

Ubicado en el barrio de Hudson Yards, esta estructura futurista -que en lo que a mi concierne tiene forma de un trompo de pastor- concebida por el diseñador inglés Thomas Heatherwick está formada por 154 tramos de escaleras conectadas entre sí, con 80 plataformas de observación. A medida que ganas altura, la imagen del laberinto de escaleras es cada vez más hipnótica, digna de fotografiar y apreciar.

Puente de Brooklyn

Este es uno de los puentes colgantes más antiguos de Estados Unidos, sus torres de ladrillo y sus arcadas góticas han sido objeto de sinfín de fotografías y películas como Los Vengadores, Soy Leyenda y otras más. Hoy día, el puente es considerado uno de los más grandes logros de la ingeniería del siglo XIX… y no puedo dejar atrás el puente de Manhattan, que cuenta con una acera peatonal, por lo que es cómoda para ir a pasear en bicicleta o caminando y apreciar de fondo la Estatua de la Libertad.

Broadway

Era mi último día en la ciudad, mis pasos eran marcados por la lluvia helada y mis calcetines mojados, al levantar la mirada pude apreciar un espectacular iluminado. Es un bulevar lleno de recintos con musicales y espectaculares obras teatrales, casi 40 teatros donde se concentra una de las mayores ofertas culturales y de ocio del mundo. Dentro de las obras más populares están El Rey León, Aladdín, Chicago, El Fantasma de la Ópera y Los Miserables. TKTS es una tienda situada en Times Square, donde pueden comprar entradas para el mismo día a mejores precios. Aladdín fue mi elección y lloré de la emoción al ver cómo volaban en la alfombra mientras cantaban “Un mundo ideal”.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados