Festival de la Veda, cambia el ritmo de vida de la costa

Este año la restricción de la pesca del mero es diferente, pues como alternativa económica para las familias que dependen de esta actividad y para promover los atractivos naturales de la costa, el Gobierno del Estado puso en marcha el Festival de la Veda, que consiste en un abanico de eventos culturales y artísticos que motivan el turismo hacia los municipios del litoral yucateco.

En la presentación de esta estrategia, el titular del Ejecutivo, Mauricio Vila Dosal, explicó que estará compuesta por eventos itinerantes y abarcará el periodo comprendido entre el 2 de febrero y el 31 de marzo. A su vez, aseguró que esto continuará posicionando a Yucatán como un destino digno de conocer.

“Sin lugar a duda, nuestras costas tienen atractivos envidiables, como manglares, flora, fauna, ojos de agua, gastronomía y, por supuesto, playas, que hoy es el momento oportuno para que todos los yucatecos podamos disfrutar”, subrayó.

En su primera jornada, este programa llegó a Sisal, donde se organizó un bazar de artesanías y una muestra gastronómica. Además, se sumó al impulso de este notable puerto el Club de Fútbol Venados, cuyos integrantes se tomaron fotos con las y los turistas y se realizó una rodada con un grupo de bikers. Hubo descuentos en tours y recorridos en lanchas, caballos, bicicletas y cuatrimotos para conocer las bellezas del lugar, algunos visitantes aprovecharon la ocasión para acampar a la orilla de la playa.

A la semana siguiente el Festival se movió a San Crisanto, en Sinanché, donde, como sucede en otros puntos de la costa, los pescadores dejan por un tiempo las redes para convertirse en operadores turísticos ofreciendo paseos por los manglares y la playa.

En San Crisanto se ofrecieron talleres de elaboración de títeres con materiales reciclables, una exposición fotográfica sobre los manglares, un concierto de trova, cuenta cuentos y dinámicas deportivas, así como de cuidado al medio ambiente, por ejemplo, la limpieza de playas.

Restauranteros y prestadores de servicios de ambos destinos reportaron un aumento de hasta el 70 por ciento tanto en afluencia como en ganancias. Lo anterior según cifras de la Secretaría de Fomento Turístico (Sefotur), que en el caso particular de San Crisanto, detectó un inusual arribo de visitantes en esta fecha del año.

Durante el tercer fin de semana el Festival de la Veda se trasladó a: Chelem y Chuburná. En la primera, se puede conocer diversos tipos de manglares y animales acuáticos, además de observar aves, tal como lo aseguró el secretario de la Sociedad Cooperativa de Chelem, Manuel Pech Chacón, quien junto con sus colaboradores lleva 12 años promoviendo recorridos por la ría. Este destino tiene una variedad de más de 100 platillos dentro los cuales sobresalen los productos derivados del coco, como pays, cremitas y paletas.

Si de playas bonitas se trata, Chuburná tampoco se queda atrás y se encuentra a tan solo unos minutos de Chelem, por lo que, en un fin de semana, o día, se puede disfrutar de estos dos puntos. Allí está La Carbonera, hermosa laguna de aguas cristalinas, donde se pueden hacer actividades como camping, parapente y motocross por el circuito de dunas preparado para ello.

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter