El Cuyo despertó

Una maravilla escondida que protege su naturaleza

Por Ángel Chan

1

El Cuyo se ve diferente, sin dejar su imagen de puerto pesquero, sus pequeñas calles y la avenida veraniega se miran concurridas por visitantes extranjeros que acuden a disfrutar de las bellezas naturales, la mayor parte llega desde Tizimín y Quintana Roo, conviven con aproximadamente dos mil habitantes, insertados en la Biósfera Ría Lagartos, de allí su belleza natural en turismo ecológico y de aventura, abrazado por el mar y por la selva. El Cuyo pertenece al municipio de Tizimín, colinda con Quintana Roo, está situado aproximadamente a 240 kilómetros de Mérida, Yucatán. Es un atractivo punto turístico en el extremo oriental del litoral yucateco del Golfo de México. Es un destino en franco desarrollo, orientado principalmente al turismo ecológico o de aventura.

¿Qué le falta al Cuyo?

4A este hermoso puerto le urgen servicios estables de energía eléctrica, ocurre que se va muy seguido y nadie sabe cuándo vuelve, incluso lo hace de manera intermitente quemando aparatos electrodomésticos; otro que debería ser más formal es el de agua potable. En cuanto a servicios que demanda el turismo es de comida, allí harían buenos negocios restaurantes que ofrezcan pizzas a la leña y algunas pastas con su respectivo vino, según observé, no existe otra cena que no sea panuchos o salbutes y perros calientes.

2

Por lo demás El Cuyo es una maravilla que los yucatecos no debemos dejar pasar.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados