Cascadas secretas de Concepción y Tixhiñú en Aculco

Previous
Next

En Aculco, pueblo mágico mexiquense Patrimonio Cultural de la Humanidad, se ubican dos cascadas, una es la de Tixhiñú, y otra, que es más famosa, es la de la Concepción.

Aculco se encuentra en la región noroeste del Estado de México, casi en la frontera con Querétaro, a unos 120 km de la Ciudad de México. Se trata de un pueblo cuya relación con el agua es tan estrecha que se encuentra hasta en el nombre. Aculco quiere decir “lugar donde tuerce el agua”. Una de sus principales atracciones es el Santuario del Señor de Nenthé, también llamado el Señor del Agua, ya que se le atribuye el milagro de haber hecho brotar un manantial en tiempos de sequía.

Además, Aculco es hogar de la Presa Ñadó, un impresionante cuerpo de agua, ubicado a un costado de la Carretera Panamericana. Sus aguas son, precisamente, las que nutren las cascadas de La Concepción y Tixhiñú.

A 10 kilómetros de la cabecera municipal, sobre la carretera Aculco–Amealco, de entre un paisaje rocoso, resalta una hermosa cascada que se nutre de las aguas de la Presa Ñadó y corre sobre una calzada de columnas basálticas. Es recomendable visitarla en días de sol, cuando el caudal hace de esta caída algo realmente impresionante, la cual llega a alcanzar más de 25 metros de altura.

Además de un hermoso lugar es ideal para aquellos amantes de los deportes extremos, las paredes de basalto hacen de La Concepción un lugar perfecto para practicar rappel que cuenta con más de cien rutas trazadas. Otro sitio digno de ser visitado, ubicado 7 kilómetros al oeste de Aculco, es el salto de agua de Tixhiñú; tiene una caída de 15 metros de altura sobre magníficas columnas de piedra basáltica. La fuerza y belleza de este caudal, rodeado de árboles y arroyuelos, es un espectáculo que puedes apreciar en temporada de lluvias.

La Concepción es una caída de 25 metros de altura sobre espectaculares paredes de basalto. La cascada es una vista magnífica, que puede ser observada desde el borde o desde un mirador ubicado al otro lado de la caída. Tixhiñú es un salto un poco más íntimo. Rodeada de vegetación y poco más, esta caída de 15 metros de altura es el rincón perfecto para relajarte y gozar de las vistas, los sonidos y las sensaciones que solo la naturaleza puede crear.

¿Cómo llegar?

Desde la Ciudad de México: Recorrido por Circuito Exterior Mexiquense/México 57D y Carr. Querétaro -México/México 57 D, tiempo aproximado de 2h 8m. Distancia: 135.5 km.

.-Con información de mxcity.mx

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next