Amor a los animales

Previous
Next

Por María Isabel Juárez Torres

Ubicado en Akumal, Q.Roo, se instauró este oasis de esperanza para primates y otros animales rescatados del cautiverio, circos, casas, zoológicos y accidentes, muchos con pocas probabilidades de sobrevivir. A toda aquella especie salvaje que corra riesgo se le brinda la asistencia médica especializada, nutrición y albergue durante el tiempo necesario, si es que no pudieran ser reinsertados de nuevo en la selva.

Es importante mencionar que la PROFEPA ha jugado un papel preponderante, ya que muchos de los ejemplares que actualmente se encuentran a disposición como resguardo en el santuario, han sido rescatados y entregados por ellos. El santuario no puede aceptar donaciones de animales de personas particulares sin antes haber consultado a la PROFEPA, ya que es quien regula y verifica los protocolos para llevar a cabo un trabajo legal, bien estructurado y sobre todo certificado, sin embargo las labores son acompañadas por dependencias gubernamentales, investigadores, universidades e instituciones enfocadas en la conservación de la biodiversidad.

Al llegar a la palapa principal nos recibieron con mucho agrado Stefan Schmitt, Nanci Vargas, Mauricio Sleme, Oscar Uc y Juno Barrios, parte de una familia entusiasmada con los animales, nos explicaron cada espacio con toda la paciencia a nuestras preguntas y sobre todo con amplia experiencia de su trabajo.

“Los animales se saben queridos, se saben atendidos, se les ve felices”

Se nota la preocupación por que los visitantes comprendamos la importante labor que se realiza en el santuario, sin embargo, las necesidades apremian ya que se requieren recursos, especialistas y diversos apoyos para continuar protegiendo estas especies. La enseñanza que se logre respecto a la protección de la fauna en la región marcará un referente sobre la importancia de realizar este recorrido para valorar los espacios naturales y sus recursos a partir de conocer, informarse, actuar y educar.

Sobresale la importancia en la preservación de las especies y recalcar que no son mascotas de casa o patio, requieren de naturaleza y cuidados, un ambiente especial de acuerdo a su origen, alimentación, reproducción y que no cubre, bajo ningún parámetro, el ideal del ser humano para “transformarlos” en animales de compañía o entretenimiento. No es tampoco una crítica de la intención humana por el hecho de poseer o cuidar un animal exótico en casa, aunque sus cuidados fuesen absolutos, sin duda, jamás serán lo que exige su naturaleza y el riesgo de daño o muerte al ejemplar es alto.

Créanme, estimados lectores, la experiencia que ahí se vive es fuera de serie; cuando entras al área de vinculación te explican cómo debes interactuar, lo que puedes y no hacer… y de pronto ya estás sintiendo las manitas pequeñas y frías del mono sobre tu cara y hombros, se sube a tu cabeza y se sienta a comer sus semillas en tus piernas, ¡es muy emocionante!

“Actualmente, se han rescatado más de 200 ejemplares de 55 diferentes especies.”

Amperio: es un mono araña que tocó cables de alta tensión y para salvar su vida se le amputó un brazo y una pierna en la clínica del santuario. Hoy forma parte de una tropa de diez integrantes.

Pancho: llegó al santuario sin un brazo también por tocar accidentalmente cables de alta tensión y hoy convive naturalmente con sus compañeros de hábitat.

Chacho: es un mono araña que vivió más de diez años en Guadalajara en muy malas condiciones, pero en un golpe de suerte fue rescatado por Larry y Lisa Anderson, quienes lo trasladaron al santuario bajo increíbles condiciones y lo lograron con mucho esfuerzo y gran éxito.

Snoop: es primer caso de un mono araña rehabilitado y reintroducido en Quintana Roo, fue reportado como atropellado al intentar cruzar la Carretera Federal, lo trasladaron a la clínica del santuario muy malherido y totalmente ciego. Fue rehabilitado durante cinco semanas y se reintrodujo donde se ubican varias tropas en vida silvestre.

La tropa de Lisa, Valentín, Marquitos, Ma’ax y Che se conforma por monos araña juveniles, llegaron al santuario a los pocos días de nacidos y hoy son una gran familia, son parte de los “personajes” que viven con una esperanzadora calidad de vida.

Ven a conocer más acerca de ellos, recorre el santuario, alimenta a las cabras y venados, platica con las guacamayas pero, ¡aléjate de los gansos celosos!

Todos ellos te esperan, con la aportación de tu visita se puede seguir realizando esta maravillosa labor para preservar su cuidado.

Las áreas:

*Palapa Principal (adquisición de brazalete para ingresar, artesanía realizada por artesanos locales, productos de miel de abeja y herbolaria)

*Vinculación educativa con cabras y gamos, loros y guacamayas, serpientes y primates.

*Granja (Educación Ambiental para escuelas rurales)

*El Octágono alberga monos titís, tucanes, monos araña, lémures de Madagascar, monos capuchinos, guacamayas, loros, gansos, nutrias, flamingos, etc.

*Cuarentena (se reciben a los nuevos ejemplares antes de asignarles un albergue)

*Meliponario

 

¡Esperen la segunda parte para conocer los demás atractivos de Akumal Monkey Sanctuary & Rescue Animals!

 

Horario: 9:00 a.m. a 5:00 p.m.

Camino a Uxuxubi S/N, 77776, Akumal, Q. Roo

(984) 160 0272

akumalmonkeysanctuary.com

facebook.com/akumalmonkeysanctuary

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next