¡Yucatán también da miedo!

Previous
Next

Por Francisco F. Gamboa 

Yucatán es una tierra envuelta de leyendas que datan desde la era prehispánica. Esos aires de misterio han permanecido hasta nuestros días, creándose en tiempos modernos nuevos mitos alrededor de diversos lugares a lo largo de la entidad que han sido marcados por alguna tragedia, terminando catalogándose como ‘embrujados’ por el imaginario colectivo, por lo que en esta oportunidad te presento unos cuantos sitios que, si eres amante de lo paranormal, vas a querer visitar. 

Exhacienda de Lepán (Tekantó) 

Al igual que muchas en el estado, ésta fue una hacienda henequenera edificada a finales del siglo XIX durante el apogeo del oro verde. Según los relatos, el lugar fue víctima del encantamiento de un brujo con el corazón roto al no ser correspondido por una joven que ahí trabajaba, por lo que una noche llegó a la explanada a realizar el maleficio por medio de gallinas muertas y humo; al darse cuenta uno de los capataces de lo que estaba sucediendo, entró en furia y le disparó al hechicero (de esto hay dos versiones: en una fue herido en la pierna y regresó a buscar venganza, y la otra que murió ahí mismo y fue su hermano quien fue ajustar cuentas). Desde entonces, locales y visitantes han asegurado haber visto el fantasma del brujo, así como la presencia de un “Huay cochino” y un “Huay Pek”*. Asimismo, hace unos años un joven oriundo de Kanasín se ahogó en el cenote y a partir de ese día, hay gente que afirma haber visto también su presencia rondando por los terrenos del lugar. 

Casa de la Cristiandad (Valladolid) 

Ubicada a las afueras de La Sultana del Oriente, a mediados del siglo pasado fungió como un prostíbulo en el que ocurrieron al menos tres asesinatos: el primero a causa de una pelea entre los ‘parroquianos’, el segundo provocado por una prostituta en defensa propia y el tercero, de un infarto; desde entonces se reportaron avistamientos de espectros que deambulan por la bodega y la cocina, por lo que permaneció cerrado cuarenta años. No obstante su historia no termina aún, pues actualmente funciona como Casa de la Cristiandad y en sus instalaciones se realizan talleres y retiros espirituales en los que testigos afirman que se escuchan voces, risas de niños, y que han visto huellas de bebés; de igual forma, a principios de milenio un joven se suicidó en una de las habitaciones durante un retiro y desde entonces, personas que se han quedado en dicho cuarto señalan haber visto a un hombre ahorcado… ¡Qué miedo! 

Misnebalam, el pueblo fantasma (Progreso) 

Localizado a tan solo unos minutos de la capital yucateca, en realidad se trata de una ex hacienda en la que, durante sus años más prósperos, fue habitada por alrededor de 200 personas y estaba comandada por Fidencio Gertrudis Márquez. No se sabe realmente por qué el lugar quedó desolado, hay quienes apuntan a que fue un brote de viruela en el que muchos murieron y los demás escaparon, otra versión va más relacionada con la caída de la industria henequenera, tras lo cual, los trabajadores y sus familias decidieron retirarse para no morir de hambre. Desde su total abandono, el lugar se ha convertido en foco de historias y mitos, en los que la gente reporta apariciones de un monje, aluxes, grandes luces que al instante desaparecen, así como la presencia de los fantasmas de Don Fidencio y Juliancito, un hombre mayor y un niño que fueron asesinados cuando el lugar aún estaba habitado. 

Ex hacienda Cancabchén Casares (Cholul-Sitpach) 

Popularmente conocida como “la hacienda de Cholul”, es quizás el lugar embrujado más famoso que tenga Yucatán, del cual se han desprendido decenas de historias de gente que cuenta haber visto un fantasma colgado de los árboles, animales exóticos, llantos, quejidos, huellas, y hasta a la mismísima Xtabay**. Diversas leyendas envuelven a este lugar, una de las más famosas relata que en 1910 los trabajadores del lugar estallaron en furia, cansados de su condición de casi esclavos, por lo que se rebelaron contra su patrón, se unieron para lincharlo y, tras su asesinato, notaron que tenía cola de diablo. Independientemente del tema paranormal, esta ex hacienda es un sitio lúgubre en el que, debido al misticismo que lo rodea, ha sido utilizado por algunas sectas para llevar a cabo toda clase de ritos, pues desde 2003 se han encontrado huesos, restos de animales sacrificados, veladoras y símbolos pintados en las paredes. ¿Te atreverías a visitarla? 

@FranFernandoMX 

(*) Brujos mayas que toman forma de animales. En este caso, de un cerdo y un perro, respectivamente. 

(**) Leyenda de una mujer maya mitológica con el mismo nombre, quien se dice atrae a los varones rebeldes para castigarlos. 

Consulta la última edición de Revista Yucatán

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next