Sociedad

Peligro al comer barracuda

barracuda2Mérida, Yucatán, a 15 de abril de 2010.- Ante el reporte de 11 casos de pacientes por intoxicación alimentaria debido a la ingesta de pescado barracuda o pez picuda, los Servicios de Salud de Yucatán (SSY) emitieron una alerta preventiva a toda la población yucateca para que se abstengan de consumir esta especie marina.

Esta alerta incluye medidas de seguridad para comercializadoras, expendios de pescados, mariscos y cualquier persona dedicada a la compra venta de productos pesqueros, en el sentido que deberán abstenerse de distribuir y expender esta especie hasta nuevo aviso.

La directora de Protección Contra Riesgos Sanitarios de la SSY, Zacil Leonor Moguel Manzur, dio a conocer estas disposiciones e informó que el reporte de estos casos se recibió vía telefónica el pasado 12 de abril.

Señaló que de inmediato verificadores adscritos a la dependencia acudieron para realizar la medida sanitaria al expendio denominado “El tiburón”, ubicado en el interior del mercado Lucas de Gálvez.

Moguel Manzur agregó que las muestras obtenidas del alimento así como las de orina de los pacientes hospitalizados ya fueron remitidas al laboratorio estatal de salud pública para su análisis.

Respecto al estado de salud de los pacientes, la evolución es satisfactoria encontrándose fuera de peligro, aunque esto no impide aplicar por normatividad esta alerta preventiva, debido a que es importante salvaguardar la salud de la población.

Los estudios a que son sometidas estas pruebas son para la detección de ciguatoxina, y la de los alimentos para conocer las condiciones microbiológicas, en cuanto a la suspensión de actividades del establecimiento comercial se determinó debido a que no cumplía con las condiciones sanitarias para su adecuado funcionamiento.

La funcionaria explicó que la intoxicación por ciguatera ocurre como consecuencia de ingerir pescado que se ha vuelto tóxico al alimentarse con dinoflagelados tóxicos, como ejemplo citó las algas planctónicas marinas microscópicas, cuya principal fuente es el dinoflagelado bentónico (gambierdiscus toxicus), que vive en las proximidades de los arrecifes coralinos fuertemente fijado a las microalgas.

La ciguatoxina es estable al calor, cocción, y a la congelación. Tampoco tiene color, olor o sabor.

Agregó que después de la ingesta y hasta las 12/24 horas aparece el cuadro clínico de la intoxicación con esta secuencia: manifestaciones gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos), neurológicas (calambres, hormigueos, dolores musculares, intensa fatiga, trastornos del equilibrio, sensación de sabor metálico) y cardiovasculares (bradi o taquicardia, e hipotensión arterial).

También se encuentra frecuentemente la inversión de la sensación térmica y el hormigueo peribucal: labios y lengua. La enfermedad comienza a veces aun antes de que finalice la comida, pero por lo general se inicia dentro de las primeras 12 horas.

Concluyó exhortando a la población en general que en caso de presentar sintomatología compatible, acudir al médico para tratamiento oportuno, es importante la rehidratación debido al cuadro diarreico náusea y vómito que acompaña a esta patología.

(Comunicación Social SSY).

COMENTARIOS

  • rosario

    pues yo comi barracuda estando embarazada hace 9 años sin saberlo que es toxico y creo que tuve mucha suerte por que no me paso nada ni ami hijo ni ami gracias a dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.