Nuevo asalto en gasolinera prende los focos rojos

En aumento, intranquilidad y molestia en Dzilam de Bravo

La tranquilidad de los 3 mil 300 habitantes de Dzilam de Bravo se ha trastocado desde la llegada de hasta 2 mil personas de 5 Estados en la temporada de pepino de mar, ya que un gran número de éstos están acostumbrados a conductas violentas y también a consumir drogas que han contaminado a la comunidad.

Ayer, los pobladores amanecieron con la noticia de un asalto a mano armada en la gasolinera que funciona en el Puerto de Abrigo, en el que participaron 3 personas encapuchadas que lograron darse a la fuga y que hasta entrada la noche no se les había podido detener.
Por fortuna, los 2 empleados de la estación de servicio, Angel Castillo Várguez, de 38 años, y Karina Román Delgado, de 28, sólo fueron atados de manos y amordazados, y aunque recibieron algunos golpes por parte de los ladrones, fueron leves y sin mayores consecuencias que pusieran en riesgo su salud.
Los cacos se llevaron alrededor de 50 mil pesos y se presume que no huyeron por tierra, sino a bordo de una lancha.

Gente mala

“La mayoría de la gente foránea que ha venido en la temporada de pepino de mar es de buena fe y trabajadora, pero tampoco podemos negar que hay gente mala que no respeta el orden y que consume y trae drogas, lo que de alguna manera ha contaminado la localidad”, aseveró el alcalde Julio Abraham Villanueva Rivero.
Entrevistado en su oficina del Palacio Municipal, detalló que ya de por sí la gente de la comunidad estaba un poco intranquila por los actos violentos que se suscitaron en días pasados en el vecino municipio de Dzilam González, donde quien encabezó la agresión fue una persona foránea que vivía en Dzilam de Bravo.
Expuso que al enterarse por la mañana la población de que horas antes hubo un robo en la gasolinera, la intranquilidad y molestia creció, lo que hizo necesario que convocara a una reunión pública en la cancha ubicado frente al Palacio para pedirle a la gente que no se preocuparan y que las acciones para resguardar la seguridad en el puerto se iban a fortalecer como estaba programado.
El edil indicó que el asalto se suscitó a las dos de la mañana con 45 minutos y se sospecha que los tres delincuentes pudieron haberse escapado vía marítima, costeando hacia algún otro puerto, aunque subrayó que es solo una probabilidad.
Añadió que asalto fue rápido y también la manera como uno de los empleados logró desatarse para acudir con su moto a la comandancia policíaca y reportar el hecho.
Resaltó que para resguardar la seguridad de la comunidad se ha tomado la decisión con los diversos sectores de la población de que, al inicio de la temporada de pulpo, los patrones contraten a trabajadores de las poblaciones vecinas y, si hiciera falta, pues darle oportunidad a quienes vienen de otros Estados.
Vienen y no se quieren ir

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados