Sociedad

Ley para salud mental

 

 ramirez

 

El diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín presentó una iniciativa para la creación de la Ley General de Salud Mental, con la cual se busca establecer la definición de salud mental; garantizar el derecho a ella para todas las personas y los derechos fundamentales de los enfermos y familiares; así como asegurar la mejor atención disponible en el tratamiento, recuperación y rehabilitación.

En la tribuna de la Comisión Permanente, el vicecoordinador parlamentario de la fracción del PRI destacó que se trata de la quinta causa de muerte en México y actualmente el 28.3 por ciento de los mexicanos padece alguna enfermedad mental. Precisó asimismo que cuatro de los diez males más discapacitantes son neuropsiquiátricos: esquizofrenia, depresión, obsesión-compulsión y alcoholismo.

En el proyecto del legislador yucateco se incluyen los trastornos mentales alimentarios y de conducta, así como de imagen corporal y las adicciones, entre otros, por lo que  busca establecer los principios básicos y los niveles de cuidado en los servicios de salud, así como regular las condiciones de vida en las instituciones de salud mental y garantizar el consentimiento del paciente para el tratamiento y el régimen de internamiento.

“Hoy los trastornos mentales ocasionan, además de altos costos económicos, un importante impacto social, familiar, emocional y personal por el rechazo social, discriminación y falta de oportunidades de trabajo para las personas afectadas”, apuntó Ramírez Marín.

Y abundó: “Con base en los datos de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, realizada por especialistas, se estima que en México los trastornos neuropsiquiátricos ocupan el quinto lugar como carga de enfermedad. El suicidio es la tercera causa de muerte de las personas de entre 15 y 29 años de edad; el alcoholismo afecta a 4.2 millones de individuos y se relaciona con el 9 por ciento de las cusas de mortalidad general, sobre todo por accidentes, cirrosis hepática y violencia intrafamiliar”.

Además, el consumo de drogas ilegales en la población entre 12 y 65 años aumentó de 4.6 por ciento en 2002 a 5.2 por ciento en 2008; en el mismo periodo el consumo de estas drogas por parte de mujeres se duplicó, igual que el consumo de la cocaína, pasando de 1.2 a 2.4 por ciento. El consumo de la marihuana pasó de 3.5 a 4.2 por ciento y en el caso del crack y las metanfetaminas el aumentó se multiplicó por seis.

De ahí que los trastornos mentales se deban abordar con una perspectiva humanista, teniendo como premisa la necesidad de comprender a quienes los padecen con una mirada integral que abrace a sus emociones y a los procesos de su objetividad y, en consecuencia, la necesidad de observar en todo momento a sus derechos fundamentales.

En este sentido, aseguró el diputado priista, para salvar los escollos que a pesar de los avances todavía presenta el tema de salud mental en México, deben establecerse desde el mandato de la ley, los criterios básicos para emitir diagnóstico, y regular el tratamiento y el tipo de atención.

De igual manera se requiere exigir la certificación a las instituciones y a los profesionales de la salud psicoemocional, partiendo del reconocimiento de las bondades que los diferentes métodos y corrientes pueden aportar, pero en la idea de garantizar a la sociedad que recibirá siempre servicios profesionales y de calidad, ya sean públicos o privados y para el caso de cualquier método terapéutico, médico o psicológico por el que se haya optado.

Por todo ello, el diputado Ramírez Marín exhortó a sus compañeros legisladores asumir la responsabilidad de impulsar este proyecto que llenará el vacío jurídico que existe en la materia.

 

 

 

 

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.