El sector laboral de los “shows”, por la supervivencia

En la pandemia, algunos artistas de renombre podrían tomarse su año sabático, pero un ejército de trabajadores vive al día y carece de privilegios: es el que “tras bambalinas” hace posible los espectáculos. Y como no obtuvo ayuda de otros sectores del medio cultural –que lo consideran “comercial”–, se organizó para reactivarlos con propietarios de recintos.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Ante las premuras económicas por la pandemia surgidas en el sector de trabajadores del espectáculo, a quienes en el medio cultural suele considerárseles “demasiados comerciales”, nació la iniciativa Reactivación del Entretenimiento y la Música en México (REMM).

Y es que, para su cofundadora Norma Gasca, el llamado streaming (trasmisión audiovisual directa) es un “bateador emergente” para paliar la situación. Cuenta que en abril, cuando se vieron sin recursos económicos y sin posibilidades de apoyo, crearon el organismo, luego del cierre de recintos para conciertos y cancelaciones por el covid-19.

Hoy, viendo hacia el futuro, están en acuerdos con empresas de espectáculos para una fórmula “híbrida”: el streaming y la asistencia limitada en centros públicos.

Entrevistada vía telefónica, Gasca (DF, 1976), directora ejecutiva de Rock Show, empresa que quebró por la pandemia, se define a sí misma como “desarrolladora de proyectos”, y con más de 20 años de experiencia en el sector, comentó sobre su relación con el streaming.

“En el inicio de la pandemia pasamos de posponer presentaciones a cancelarlas y después a no prospectar absolutamente nada, pues todo paró. En mi caso había trabajado streaming, pero jamás con fines comerciales.

“La iniciativa evolucionó en el transcurso del confinamiento, perfeccionamos el tema de la producción, nos dimos cuenta de que podíamos dar un producto de calidad y hablamos con Rafael Barona, director de espectáculos del Pepsi Center, quien solidariamente entendió REMM e hizo gestiones para que nos pudiéramos presentar”.

Y así, junto al Pepsi Center (CDMX), ya son tres más los recintos en el país –el Conjunto Santander de Artes Escénicas (Jalisco), el Foro Didi (Nuevo León) y BlackBox (Baja California)– que se unieron a esta iniciativa para crear trabajo en el sector detrás de bambalinas en los conciertos. Refirió Gasca.

“El sector de entretenimiento no es ‘privilegiado’, muchos se confunden con pensar que por dedicarnos a esto tenemos privilegios económicos y piensan que vivimos como estrellas de rock.

“Madonna seguro puede tomar un año sabático, algunos compañeros nacionales se pueden dar el lujo de tomarlo también, pero para la mayoría (y hablo por los creadores artísticos y de producciones, que vivimos de lo que generamos de un show en vivo), las afectaciones, al menos en mi círculo cercano, se podrían contar en cientos de empleos perdidos, fue como un ‘efecto dominó’.”

–¿Qué pasa con los apoyos económicos que hay en el sector cultural?

–Es difícil, porque cuando aplicamos no nos toman en cuenta por no pertenecer a academias o acoplarnos al término ortodoxo de ‘cultura’, nos califican como ‘no esenciales’ y nos descartan… Si algo rescatamos de esta experiencia tan dura en términos de negocio, de industria, es que no nos hemos enfermado, y que aprovechando esto decidimos trabajar para salir adelante solos.

Sobre el futuro de REMM, la promotora, quien se tituló en Ciencias de la Comunicación en la UNAM con una tesis sobre producción de conciertos, adelantó:

–El streaming en realidad es un “bateador emergente”. La verdad, la remuneración es mínima para todos, y lo que estamos haciendo es abrir un canal para que el artista y todos los que estamos detrás encontremos algo de dinero, así que por ahora tenemos programación en julio y agosto, estamos moviendo septiembre, y si seguimos así hay especulaciones de que en octubre los espacios se abran en un tercio de su capacidad. Y a partir de ahí nos prepararemos para un REMM híbrido, entre un tercio de público para el que pueda asistir y seguir con el streaming”.

La programación de artistas de REMM se puede consultar en su página de Facebook, y hasta el momento son 16 en total:

El 15 de julio abre Roger González; dos días después, el músico argentino Fidel Nadal; el 18, el standopero Ese Wey; el 23 de julio, la Orquesta Pérez Prado… para seguir con una cartelera que al día de hoy prevé hasta el 30 de agosto con Los Caballeros Cantan, pero que promete crecer. Los boletos se adquieren en la web www.eticket.mx, y los precios van de 90 a 150 pesos, y una vez que se compran se obtiene una contraseña para acceder en línea el día de la presentación.

Rico mambo

Efectivamente, en el marco de la celebración de los 70 años de la Orquesta Pérez Prado, fundada por Dámaso Pérez Prado (Matanzas, Cuba, 1917), se realizará su primer concierto virtual.

Sus integrantes jamás imaginaron conmemorar la ocasión con un concierto peculiar: a distancia física, pero con la cercanía que permite la tecnología, y por ello tendrán celebración mambo-cumbiera al lado de Rubén Albarrán, de Café Tacvba, y Pipo Rodríguez, exvocalista de Los Ángeles Azules.

La presentación del 23 se realizará a las 20:30 horas en el Pepsi Center de la Ciudad de México, y será transmitida en vivo desde el vecino conjunto del World Trade Center hacia los hogares contratados.

En entrevista, Israel Garnica, joven director artístico de la mítica Orquesta Pérez Prado, explicó a Proceso:

“Todo surgió a raíz de la pandemia y la necesidad de tener movimiento, ya queríamos regresar a los escenarios tanto para representar la música de Pérez Prado y mover la industria del entretenimiento, como por la necesidad laboral, porque de aquí dependen músicos y bailarinas, y claro, el público que sigue a la orquesta también lo estaba pidiendo.”

Garnica (DF, 1979), quien hizo estudios de piano, refirió que la orquesta está constituida por 15 músicos más cuatro bailarinas (“mamboletas”) dirigidas por la intérprete y coreógrafa Rubí Amir García, y los ensayos han sido acordes a una “nueva normalidad”:

“Ha sido un proceso de cambio un tanto complicado, pero nada que no hayamos podido resolver. Los ensayos han sido en un estudio de grabación –bastante amplio– ubicado en Ermita Iztapalapa, que nos permite tener las comodidades y necesidades de sanitización necesarias, la sana distancia, y también hemos ensayado desde casa.

“No hemos tenido tantos ensayos juntos, sólo los necesarios y con mucha precaución, porque estamos conscientes del compromiso que tenemos en esta situación. Es un tanto preocupante porque también tenemos familias, pero nada que no hayamos podido solucionar.”

El director artístico adelantó que a Pipo Rodríguez corresponderá abrir el concierto con un proyecto de cumbia, para dar paso a la orquesta. Ésta interpretará los temas “Rico mambo”, “Mambo no. 5”, “Mambo Lupita”, “Mambo del Politécnico”, “Mambo ruletero”, Mambo no. 8”, entre muchos otros, y en un segundo momento se les unirá el “cafetacuvbo” Rubén Albarrán, lo que dará paso al estreno del video del sencillo Bonito y sabroso, cuyo adelanto con un breve clip “detrás de cámaras” se puede ver en el Facebook de la Pérez Prado.

Para concluir la velada habrá una sesión de preguntas y respuestas con el público virtual del concierto.

–¿Qué planes han cambiado para este segundo semestre del año?

–Muchos, pues se pospusieron diversas presentaciones que tendríamos: La Feria de Texcoco y el Festival de Agustín Lara, por ejemplo, y por como vemos la situación, haremos conciertos en línea y auto-conciertos. Estamos adaptándonos a esta nueva modalidad. El estreno de Bonito y sabroso junto a Rubén, que nos da mucha ilusión, y el lanzamiento que pensábamos del disco, con colaboraciones de distintos artistas, se pospusieron también. Todo se retrasó.

Finalmente reflexionó sobre el papel de la cultura hoy:

“Es de suma importancia porque conlleva a tener una sociedad más sana. La cultura, los espectáculos,­ fue de lo primero que nos quitaron, y será de lo último que regresará a los escenarios. Pero curiosamente es lo que nos está sacando adelante en la pandemia. Esperemos que todo se rea­nude pronto, por el bien y el trabajo de todos los que dependemos de esta industria.”

.-Fuente: Proceso

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados