De viaje con mi mascota

Previous
Next

Normalmente, quienes amamos a nuestras mascotas deseamos pasar la mayor parte del tiempo con ellas, inclusive cuando vamos a salir de vacaciones y por supuesto si se trata de un cambio de residencia 

Por Carmen León Procel 

Para comenzar la aventura es muy importante tomar ciertas medidas para hacer que el camino sea más placentero y lo menos estresante posible. Si nuestro viaje es por carretera, es indispensable conocer aspectos como el comportamiento habitual de nuestro amigo peludo dentro del auto, su carácter, temperamento, y de esta forma anticiparnos ante cualquier eventualidad; hay que procurar que el área donde lo colocaremos sea espaciosa y cómoda, estar preparados para los diferentes cambios de temperatura que se puedan presentar durante el traslado, y siempre llevar suficiente agua y alimento.  

Debemos considerar que en el caso de los perros es muy factible que tengamos que hacer una pausa en el camino para que hagan sus necesidades y manejarlos permanentemente con su correa; si llevamos un gato, recordemos que son más nerviosos y se estresan con mayor facilidad, por lo que es necesario mantenerlos dentro de su transportadora todo el tiempo a menos que estén acostumbrados a permanecer sueltos dentro del vehículo. Cada dueño conoce a su mascota, basta con adaptarnos a éstos y ser cuidadosos durante el paseo. 

Cuando se trata de volar, se deben considerar numerosas circunstancias para lograr nuestro objetivo. Cada aerolínea tiene sus lineamientos, sin embargo esta información suele ser confusa e insuficiente, tal y como nos cuenta Valeria M. García, quien en 2017 viajó a Turín, Italia con su amado perro Mazapán y define este viaje como el más estresante de su vida: Fue necesario llamar muchas veces a la línea aérea para recibir especificaciones y al final tuvimos un percance con un bebedero, primero se me dijo que el perro no podía beber nada y llegando al aeropuerto me informaron que si no tenía un bebedero no volaba. De igual manera, Gaby Roque que viaja frecuentemente entre México y Estados Unidos acompañada de su perrita Bella, comenta: Siempre es recomendable averiguar las normas sanitarias de cada país, en la mayoría de los casos las aerolíneas no saben mucho y siempre toca a uno hacer la tarea y ponerse a investigar.   

Estos casos no son aislados, además han sido muy sonados diferentes casos en donde los animales fueron maltratados hasta el grado de extraviarlos o entregarlos sin vida. Al respecto, Valeria aconseja: Si no tienen necesidad de llevar a su animalito, no lo hagan, a menos que vuele en cabina con sus dueños; el trauma y el estrés es muy fuerte y más cuando se trata de un vuelo de muchas horas. Afortunadamente, Valeria y Mazapán viven muy felices en Italia, pero lamentan no poder regresar de visita a nuestro país por la problemática que implica realizar el viaje. 

Y es que quizás las aerolíneas no están tomando tan en serio el trato que se debe dar a un animal ni lo que significan para sus dueños. Es por ello que, recientemente se han creado campañas como la llamada “No somos equipaje, Somos seres vivos” impulsada por los dueños de una gata de raza Bengalí llamada Ángel; dicha campaña busca concientizar a las compañías aéreas para que tomen medidas y permitan que animales de más de 8 kilos puedan viajar en cabina y no con las maletas como cualquier bulto, o que el espacio destinado a los animales dentro de la bodega sea perfectamente adaptado evitando que viajen amontonados y en pésimas condiciones.  

Recientemente se dio a conocer en redes sociales la historia de Ana Claudia quien viajó a España con 7 gatos y dos perros por Air Europa, aerolínea que dio un trato prioritario a los animales. Los que iban en bodega tuvieron supervisión durante todo el vuelo, el espacio estaba climatizado y su dueña recibió constantemente fotografías que le permitían saber que sus mascotas se encontraban bien. Sin duda, estas son las acciones que podrían adoptar las compañías aéreas y reconocer que cada vez son más las personas que consideran a sus animales como parte de la familia y sea cual sea la situación deben ser cuidados y siempre garantizar su bienestar. 

(*) Maestra, comunicóloga y amante de los animales. 

Revisando las pautas generales de algunas compañías aéreas mexicanas, podemos destacar los siguientes requisitos para que nuestro animalito viaje en avión con nosotros: 

Documentos para vuelos nacionales:  -Cartilla de vacunación que incluya la vacuna contra la rabia y desparasitación reciente. -Certificado de salud y condición física para viajar otorgado por un médico veterinario con licencia y cédula profesional. Dicho documento deberá estar membretado y no haber sido emitido por un tiempo mayor a 5 días.   Costo:  -Alrededor de $1,000 pesos  Documentos para vuelos internacionales:  – Cartilla de vacunación que incluya la vacuna contra la rabia y desparasitación reciente. -Certificado de salud y condición física para viajar otorgado por un médico veterinario con licencia y cédula profesional. Dicho documento deberá estar membretado y no haber sido emitido por un tiempo mayor a 5 días. -Si el viaje es a Centroamérica deberá tener un Certificado Zoosanitario de Exportación expedido por SAGARPA-SENASICA  Costo: -Alrededor de $4,500 pesos 
Requisitos en cabina:  -Solamente admiten perros o gatos de talla pequeña, mayores de 8 semanas y sin problemas de salud. -El peso máximo de la mascota es de 10 kg   incluyendo la transportadora, misma que debe medir 40 cm de largo por 30 cm de ancho y 20 cm de alto. Ésta puede ser rígida o de tela. -Durante el vuelo la transportadora se colocará debajo del asiento del dueño del animalito y no podrá sacarlo en ningún momento.   Requisitos en bodega:  Se deberá documentar a la mascota, por tanto, se requiere que el contenedor lleve un etiquetado con todos los datos del animal y su dueño. -Solamente se admiten perros y gatos de tallas medianas y grandes hasta los 32kg incluyendo la transportadora rígida de hasta 319 cm lineales. -En algunas aerolíneas se admiten gallos. -Es recomendable llevar cintillos de seguridad para evitar que se pueda abrir accidentalmente. 
 Cabe destacar que no todas las líneas aéreas admiten animales de razas braquicéfalas, que son aquellos animales que por su fisonomía presentan el hocico corto, son chatos y con la cabeza ancha, dichas características propician posibles trastornos respiratorios poniendo en peligro la vida de la mascota. Entre estas razas podemos destacar los perros Pug, Bulldog y Pekinés, así como las razas de gatos Persa, Birmano e Himalayo.  

Recordemos que esta información puede variar y constantemente está sujeta a modificaciones, es por ello que debemos estar perfectamente enterados de cada uno de estos requerimientos para evitar contratiempos. Tal y como explica Gaby Roque: Es recomendable que se realicen todos los trámites con suficiente tiempo y checar qué se necesita para que dejen a tu mascota abordar el avión y salir del aeropuerto.  

Consulta la última edición de Revista Yucatán

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next