Así era México en 1990; fotos entrañables de una familia alemana

Previous
Next

Así era México en 1990; fotos entrañables de una familia alemana

Hartmut Michel y su familia alemana se asentaron un par de años en el México de 1990. Inspirado y guiado por México Desconocido, como ávido lector, ahora nos cuenta su historia de amor por nuestro país.

.-Con información de México Desconocido

Así era México en 1990. Te mostramos el apartado Sobre México, de la autobiografía de Hartmut Michel, un alemán que soñó con nuestro país y a treinta años de eso, quiere contarle a sus nietos todo lo que vivió aquí.

Un día soñé la canción de Freddy Una vez en Tampico sin imaginar que se haría realidad. Hoechst quería construir una nueva planta de producción en México; levanté el brazo y fui seleccionado. Estaba en el lugar correcto en el momento correcto.

Foto: Harmut Michel

Fuimos recibidos calurosamente por la familia Celanese

Fuimos recibidos calurosamente por la familia Celanese y después de un corto tiempo nos sentimos como en casa e incluso como miembros de la familia.

En la colonia donde vivíamos la mayoría de los ingenieros y licenciados de la empresa, siempre estábamos invitados al en el campo de golf (Hochzeit, Taufe, Quince, etc). Después de un corto tiempo, mi esposa Dorly participó regularmente en los desayunos y eventos de caridad de las Damas de Celanese.

Dorly también dio dos cursos de bordado de la técnica hardanger a otras damas. En el club se organizaban muchos festivales con música y baile, por lo que en esos tres años en México bailamos más que toda nuestra vida anterior en Alemania.

Recibimos a vecinos, visitas de Höchst y amigos en nuestra casa, ubicada en el campo de golf de la compañía. Nos encantaba nuestro “hogar adoptivo” y lo mostrábamos con orgullo a los invitados.

Teníamos un coche de la compañía y nuestro propio Volkswagen; primero un viejo volchito y luego un new Beetle construido en México que nos llevamos con nosotros a nuestro regreso a Alemania.

Aunque éramos miembros del club de golf, nunca pudimos jugarlo. Simplemente porque no teníamos tiempo: viajábamos casi todos los fines de semana con nuestro Suburban por México.

Veracruz

Fuimos a Veracruz (Papantla y El Tají a ver a los Voladores; a Puebla, a la sierra a San Pablito a ser testigos de cómo se produce y procesa el papel amate y, desde luego, a Tampico, el destino de mi sueños, que me deslumbró menos que otras ciudades mexicanas que conocimos después.

Voladores de Papantla

El carnaval en Veracruz

Alquilamos dos sillas en la calle y esperamos el desfile de carnaval. Compré 6 latas de cerveza a un niño pequeño. Cuando quise pagar, me di cuenta de que mi dinero mexicano ya no era suficiente.

El Tajín, Veracruz

Pero todavía tenía un billete de 100 dólares. Le pregunté si podía cambiarlo; él asintió, recogió el billete y corrió. Inmediatamente me di cuenta de que quizá había cometido un error. Después de unos 20 minutos ya me había resignado a la pérdida. El niño regresó y quería darme el cambio. Me conmovió tanto el gesto que no lo acepté. Esta experiencia contribuyó a que fuera un buen viaje.

Desfile del Carnaval de Veracruz

Las costas del Pacífico

Recorrimos desde Mazatlán hasta San Blas. Se trata de un nido de ensueño con hermosas playas, manglares, canales y camarones. El trayecto lleva naturalmente a Puerto Vallarta con sus hermosas bahías y hoteles. Seguir por la costa conduce a Lázaro Cárdenas, el puerto de Michoacán y más allá llegan a Zihuatanejo, nuestro lugar favorito con su hermosa bahía. Estuvimos en diferentes momentos en Acapulco y Puerto Escondido, y comprobamos que, como San Blas, son un paraíso para los surfistas.

Mazatlán
San Blas
Zihuatanejo

El norte

Estábamos en el norte y visitamos Monterrey, así como las ciudades fronterizas de Laredo y Ciudad Juárez. En Villa Ahumada nos quedamos la noche en una “casa de amor” y bailamos en la plaza. Cuando estuvimos en Chihuahua abordamos el legendario El Chepe para ir a las Barranca del Cobre. En Cuauhtémoc, se unió un grupo de menonitas, con quienes pudimos hablar alemán. En Creel pasamos la noche y visitamos a los rarámuri. No fue posible conducir a Los Mochis, Sinaloa, porque habían volado un puente.

Hacia Ciudad Juárez
Villa Ahumada
Chihuahua Capital

El viaje de regreso en tren, el vuelo de regreso (aeronave defectuosa) a Guadalajara y el viaje en automóvil (defecto del coche) a Zacapu fue intrincado, pero finalmente lo logramos.

Santa Rosalía
Guerrero Negro

La Baja

Incluso visitamos Baja California dos veces. La primera vez no pudimos ver ballenas grises. La segunda vez cruzamos de Baja California Sur a Baja California.

Guerrero Negro

Desde Cabo San Lucas conducimos sobre La Paz, Loreto, Santa Rosalía, con su iglesia de hierro de Gustav Eiffel, seguimos hacia San Ignacio, con sus palmeras y pinturas rupestres y nos despedimos de Baja Sur en Guerrero Negro con la salina más grande del mundo. Es por eso que las ballenas vienen aquí en invierno para dar a luz a sus crías. Fue único ver a las ballenas con sus ballenatos.

Entre La Paz y Loreto nos quedamos sin gasolina. No habíamos notado que el auto alquilado no tenía el tanque lleno. Encontramos una estación de servicio que estaba cerrada porque no tenía suministro de gasolina.

Un mexicano amable que descansaba con su familia nos dijo que alguien vendía gasolina de un barril a unas pocas millas de distancia en un pueblo cerca de la carretera principal. Si no alcanza la gasolina, deberíamos volver. Encontramos el pueblo, conseguimos la gasolina, mediante la succión con la boca y un cubo del barril. Gracias a esto, pudimos continuar sin miedo hasta la siguiente estación de servicio.

Baja California

Después de pasar la noche en Guerrero Negro y observar ballenas, continuamos hacia Rosarito, Punta Prieta y Ensenada, en donde nuevamente pasamos la noche y continuamos al día siguiente hacia Tijuana y Tecate.

El sur: Oaxaca, Chiapas, Yucatán y Quinta

Estábamos en el sur, en Oaxaca con sus muchas atracciones:

  • Teotitlán del Valle
  • Monte Alban
  • Mitlá
  • Ciudad Oaxaca

Chiapas, donde visitamos:

  • Tuxtla Gutiérrez  y su garganta
  • San Cristóbal de las Casas con sus palomas de barro
  • Agua Azul y Palenque, con su impresionante pirámide maya

En el suroeste estábamos en Yucatáncon todo su pasado maya como Tulum, Chichén Itzá, Cobá, Uxmal, Edzná y los muchos cenotes además de las playas de Quintana Roo en Cancún y Playa del Carmen.

En el centro de México

Estuvimos en casi todas las ciudades de México central. Estuvimos en Guadalajara con sus ciudades satélite de artesanías: Tlaquepaque  y Tonalá.

Visitamos Toluca con su enorme jardín botánico de vidrio y la imponente Teotihuacan.

Vimos en Tula a los cuatro Atlantes.

Hartmut Michel

En Puebla nos enamoraron sus azulejos típicos. 

En Cuernavaca disfrutamos su eterna primavera. Seguimos la carretera hacia la ciudad de plata Taxco.

Nos deslumbró la cantera rosa del centro histórico de Zacatecas.

Desde luego estuvimos en San Luis Potosí, en Aguascalientes y Guanajuato, específico en León, la “Pirmasens alemana” de México.

En Tequila  visitamos las destilerías como Sauza y D’Reyes y vimos en Zacoalco la producción de los famosos equipales. En la mayoría de estos lugares estuvimos varias veces.

Ruta de la Independencia

Por supuesto, también seguimos la Ruta de la Independencia. De Dolores Hidalgo a Guanajuato, a San Miguel de Allende, a Querétero, a Toluca, a Morelia, Zamora, Ocotlán, Guadalajara, Zacatecas, Chihuahua siguieron.

La ciudad de Guanajuato, el Pueblo Mágico Dolores Hidalgo y San Miguel de Allende, los visitamos con frecuencia y las mostramos a nuestros visitantes.

Nuestro hogar mexicano

Zacapu, “lugar de piedras” en purépecha, se encuentra en Michoacán, cerca de Morelia. Ése era nuestro hogar en México. Michoacán es también el hogar de los purépechas o tarascos y está muy influenciado por ellos. 

Ciertamente estuvimos diez veces en Angangueo y con las Mariposas Monarca, y llevamos con nosotros a quienes nos visitaron en temporada invernal.

Los caminos y Michoacán

En el camino a Zihuatanejo manejamos a través de Nueva Italia a través de la Sierra Madre del Sur a través de Lázaro Cárdenas y Playa Azul. En el camino a Moroleón cruzamos el lago de Cuizeo.

En el camino a Guanajuato nos encontramos con La Piedad. En el camino a Guadalajara por carretera sobre La Barca, a menudo pasamos por el lago Chapala.

Estábamos en Jiquilpan, el lugar de nacimiento de Lázaro Cárdenas, un famoso presidente mexicano, que también hizo una gran contribución a las purépechas. Incluso hoy se refieren a él como Tata (papá), así como Vasco de Quiroga.

Pero el corazón de Michoacán y la cultura purépecha es Pátzcuaro y el lago de Pátzcuaro. Alrededor del lago hay muchos pueblos con su propia historia y carácter.

Vasco de Quiroga fue el protector y promotor de purépechas. Los alentó y animó a promover y desarrollar sus habilidades originarias y las habilidades que habían adquirido de los españoles.

A partir de esto, se han desarrollado muchos lugares, cada uno de los cuales ha perfeccionado una artesanía o un arte que todavía se cultiva en la actualidad. En Pátzcuaro hay muchas artesanías como, por ejemplo, el tejido, la platería, las pinturas de laca y el arte plumario.

En Capula, la cerámica está hecha con el típico diseño de puntos. Cuanajo es conocido por sus muebles tallados. Allí también compramos nuestra cabecera, que todavía usamos hoy.

En Santa Clara de Cobre trabajan con cobre para artículos de uso y joyas. En Paracho, en la meseta de purépecha, actual Pueblo Mágico que vive de la fabricación de guitarras. Por supuesto, también me llevé una a casa.

En Patamban, en la meseta, se hace cerámica verde, que se asemejan a una piña. Patamban también es famoso por sus adornos de flores y papel en las calles durante Cristo Rey (Corpus Christi).

En Ocumicho encontrarás los demonios diseñados ingeniosamente. Las ollas de barro grandes se modelan en Cocucho y se hornean a fuego abierto. Por supuesto, también hay superposiciones. En Tzintzutzan, por ejemplo, también se hacen muebles. Sin embargo, Tzintzuntzan es famoso por sus adornos navideños hechos de paja.

Así es como se hacen los productos de madera en muchos pueblos. La mayoría de los pueblos purépechas se encuentran en el bosque. Muchos purépechas aún viven en sus típicas casas de madera, cocinan y calientan con madera y sacan la resina de los pinos.  

De esta resina por ejemplo se produce un detergente de muy buen olor (Pinol).

Casi todas las artesanías, muebles y objetos de uso se venden en Quiroga, que se encuentra en el camino de Morelia a Guadalajara, y eso hace honor al dador de su nombre.

También en la “Meseta” está Angahuan, un típico pueblo purépecha. Es punto de partida a la iglesia y Paricutín, un volcán que entró en erupción en 1943  y enterró el pueblo antiguo y la iglesia hasta el altar bajo la lava.

Los habitantes sobrevivieron y fundaron San Juan Nuevo, también en la Meseta. Creo que no hay ningún visitante con el que no hayamos hecho este viaje. Simplemente porque es espectacular: pasa por Paracho y termina en el Jardín Botánico de Uruapan y ofrece una buena visión general de la “meseta” y sus habitantes.

Las fiestas y celebraciones

También hemos mostrado su cuna y nuestro patria temporal a muchos amigos mexicanos. Los festivales y fiestas pertenecen a México y especialmente a Michoacán. Después del año nuevo ya es el carnaval. Se celebra muy intensamente en Villa Jiménez. Este espectáculo de varios días también es visitado por muchos mexicanos que se han ido a vivir a los Estados Unidos y regresan para el carnaval.

El Viernes Santo y el Domingo de Pascua, las procesiones tienen lugar en todas partes. El pan de Pascua horneando los purépechas es delicioso. Especialmente espectacular es el Domingo de Ramos en Uruapan, con toda la Meseta de Purépecha sobre sus pies. Es como una gran reunión tribal.

Ofrecen su artesanía, su comida, hacen elaboradas ramas de paja para la iglesia y presentan sus maravillosos trajes en una competencia.

Noche mexicana, Día de Muertos y Revolución

La noche mexicana se celebra tanto en interiores como en exteriores (por ejemplo, Guadalajara). El Grito de Dolores del padre Miguel Hidalgo, con que comenzó la Guerra Independencia, se repite mil veces esa noche. Al día siguiente, el Día de la Independencia se celebra en todos los lugares con desfiles.  

El Día de Muertos también es muy importante en México y especialmente en Michoacán. El área alrededor del lago Pátzcuaro y en particular alrededor de Tzitzuntzan y la isla de Janitzio es un centro.

Encontrarse y comer con los muertos no es nada triste. Ya días antes se traen troncos de árboles y grandes cantidades de flores para construir altares y decorar tumbas. Los purépechas acompañan la noche de los muertos con escenas folclóricas tradicionales.   

El Día de la Revolución también hay magníficos desfiles. Miles de personas hacen una peregrinación al día de la Virgen de Guadalupe de todo México a la Basílica de Guadalupe, en la CDMX. En el camino, los extraños suministran comida a los peregrinos. Y hay misas en todo México.

Antes de Noche Buena y Navidad, se mantiene la hermosa costumbre de las posadas. Invitas, estás invitado o visitas a amigos sin invitación y a veces vas de casa en casa. Los celebraciones se suceden rápidamente.

Y siempre encuentras oportunidades para celebrar: comunión de la sobrina de la persona del servicio, los cumpleaños número 50 y 51 de Dorly, el festejo del 1ro de mayo, también en Chihuahua, una canción de los menonitas en la Barranca del Cobre, el cumpleaños de Rudolfo (uno de mis capataces) en su ranchito, el primer cumpleaños de Tom (nuestro nieto) en México, y una despedida.

Aunque esperábamos con ansias regresar a Alemania y ver a nuestros hijos después del final de nuestro tiempo, la partida de México fue muy triste para nosotros.

Hemos visto y experimentado tanta belleza en este país, hemos dejado demasiado y hemos tomado demasiado. El libro de despedida del personal estaba lleno de palabras emotivas. Y las cartas de despedida fueron reconfortantes y dolorosas.

El más hermoso de los muchos correos electrónicos que recibí fue el de Antonia, porque antes de México rara vez tenía una sonrisa en mi rostro.

Ya he comprado una propiedad para el posible regreso.

Dorly creó una corona en la que ha intentado reunir algo de todo México, y la atesoramos en nuestra casa en Alemania.

Fueron los 3 años más hermosos de nuestra vida. ¡GRACIAS MEXICO!

Todas las fotos y el texto fueron proporcionados por Hartmut Michel, quien realizó la autobiografía para sus nietos. Ésta es la reproducción del apartado Sobre México.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn