Luz verde a proyectos de gas, gasolina y turbosina

Un ramal del gasoducto de la empresa Mayakán a Umán; la primera gasolinera de Costco en Mérida; la rehabilitación de turbosina para el aeropuerto de Kaua y la nueva terminal de fluidos en Progreso son algunos de los proyectos energéticos que han recibido luz verde de Semarnat.

De acuerdo con información de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), estos proyectos iniciaron trámites en el transcurso del año pasado y han tenido resoluciones favorables en materia ambiental.

Por ejemplo, el proyecto Extensión sistema energía Mayakan, ramal Mérida, es una red de transporte de gas natural en vialidades existentes: “Se considera un proyecto lineal y consiste en la construcción de un ramal de 0.73 kilómetros, ubicado en el municipio de Umán, Yucatán. La superficie total de afectación ambiental será de 27,947 metros cuadrados y tiene como propósito el transporte de gas natural”

El proyecto detalla que se instalarán 730 metros de tubería de acero de 4 y 22 pulgadas de diámetro. Este proyecto ya fue aprobado por Semarnat.

Otro caso es el de la primera gasolinera de Costco exclusivamente para sus miembros y se ubicaría en la calle 3B número 243 por 20 A Colonia Revolución (a espaldas de la tienda).

“Costco gas, SA de CV tiene el proyecto de la construcción y operación de una estación de servicio tipo urbana para el abastecimiento de combustible con servicio exclusivo a socios de Costco, en 3,082.19 m2 con capacidad de almacenamiento nominal de 213,247 litros distribuidos en tres tanques de almacenamiento, uno para el almacenamiento de 100,000 litros de gasolina regular, el segundo para almacenar 100,000 litros de gasolina premium y el tercer tanque para almacenar 13,247 litros de aditivo para gasolina con 9 bombas de despacho”, se lee en el proyecto que ya fue aprobado.

En Kaua la empresa Servicios aéreos ciclos, SA de CV tramitó la rehabilitación y operación de la estación de combustible del aeropuerto de Chichén Itzá en noviembre del año pasado y ya fue aprobado.

“El proyecto consiste en la rehabilitación y operación de la estación de combustibles existente dentro de las instalaciones del aeropuerto de Chichén Itzá. La estación de combustibles ocupa 2,047.20 m2; la capacidad de almacenamiento nominal de turbosina será de 100,000 litros que estarán distribuidos en dos tanques superficiales horizontales de 50,000 litros cada uno”, según la información de ASEA y Semarnat.

Otro proyecto más es el de la empresa Hidrocarburos del Sureste SA de CV (Lodemo) para la Terminal de fluidos hidrocarburos que ingresó en agosto del año pasado y ya fue autorizado por la dependencia ambiental.

“El proyecto pretende realizar una modificación de instalaciones y se ubica en la terminal remota del Puerto de Progreso, en una superficie de 23,801.55 m2. La capacidad nominal de almacenamiento de combustibles es de 84,965 metros cúbicos, distribuidos en un tanque de gasolina premium de 14458 m3, un tanque de diesel de 14,458 m3, dos tanques de gasolina magna de 18,683 m3 cada uno y un tanque de turbosina de 18,683 m3”, se lee en la autorización ambiental.

También en Progreso se dio luz verde a Discomsur Progreso SA de CV para la construcción y operación de la gasolinera Marina Grande.
“El proyecto consiste en la construcción y operación de una estación de servicio al oeste de Puerto Progreso, Yucatán. El predio donde se pretende construir el proyecto cuenta con una superficie total de 5,392.18 m2. La capacidad de almacenamiento nominal será de 150,000 litros los cuales estarán distribuidos de la siguiente manera: un tanque de 50,000 litros para gasolina magna, un tanque de 50,000 litros para gasolina premium y un tercer tanque de 50,000 litros para combustible diesel”
Ninguno de estos proyectos pasó por el visto bueno de autoridades ambientales del Estado.
(Verónica Martínez)

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados