Poner a los maestros al centro de la educación

Publicado el: 17 febrero 2017

“Incluso si supiera que mañana llegará el fin del mundo, plantaría hoy un manzano”
(Esta es una invitación a la esperanza de Martín Lutero)

La maestra Adelita, ya quiere jubilarse, -esta en edad para eso-, aunque nunca pensó que lo hiciera por motivos ajenos a su precioso oficio de educar.

Con cierta nostalgia cuenta que sus alumnos del quinto, ya no le hacen caso: “están distraídos entre el Facebook, el meme de moda y su edad, la educación no les queda claro si les va a servir, cuando hay tanto ejemplo de éxito nacido en un garaje. Nos hemos convertido en bocinas ruidosas a los que hay que ir sólo por una calificación, ah, y como no puedes reprobar a nadie”.

escuelaMe consta que esta profesora tiene buena mano, por eso le da tristeza lo que mira ahora, ella que ha dejado su vida entre salones, gises, borradores y pizarrones; “hubo un tiempo en que los padres de familia eran nuestros mejores aliados, juntos hacíamos un tándem poderoso en favor de la educación, lo hicimos muy bien un tiempo, hoy ya ni los conocemos”.

México, el peor según OCDE
Según los resultados de la Prueba PISA 2012, al país le tomará más de 25 años alcanzar el promedio de los países de la OCDE en matemáticas y más de 65 años en lectura.

Quizás PISA nos caiga mal, pero es el órgano internacional que mide los avances educativos en el mundo, México sigue reprobado. Se comprueba una vez más que más recursos no son igual a mejor educación. La prueba PISA evalúa a los alumnos de 15 años en lectura, matemáticas y ciencias y se aplica cada tres años en setenta países del mundo; independientemente del curso en el que los alumnos estén, penaliza a los países con muchos repetidores, vaya pues, no puedes reprobar a nadie, aunque no sepa ni su nombre.

¿Más recursos resuelven?…vamos a mirar a Portugal.

¿Y como le hizo Portugal?…lugar 17 en ciencias, 18 en lectura y 22 en matemáticas, hay lecciones que a grandes rasgos que nos permite asomarnos un poco a su éxito escolar. Quizás sirva de algo.

En mayúscula por favor… Portugal es una nación con cada vez menos recursos en educación que México.

Portugal es el único país europeo que sigue mejorando su educación desde comienzos de siglo, el milagro: reforzar su lengua portuguesa y las matemáticas, allí la lengua es el vehículo de toda la información y de todas las disciplinas, desde los seis años cada alumno tiene refuerzos en las troncales. El profesor se dedica más tiempo a resolver sus dudas que en dictar clase, desde su primer año, un maestro portugués es el que más tiempo le dedica a preparar su clase, tiene nivel de licenciado y gana un 20% más que un médico o juez, ellos consideran que si existe buena educación tendrán menos jueces y médicos en la vida futura.

Según reportes del periódico El País, “en todo el mundo, el alumno portugués es el que más elogia a su maestros”, aseguran no tener ningún reproche a su trabajo. Los mayores problemas de este sistema están en el alto índice de alumnos repetidores, con alto costo-país y depresión del repetidor.

Debemos colocar al maestro al centro de la discusión, devolverle el poder y el carácter que tenía, capacitarlo para que ejerza muy bien ese liderazgo, dotarlo de la tecnología y su dominio para que se inserte en el concierto mundial de la enseñanza y algo fundamental pagarle muy bien para que no haga otra cosa que enseñar, allí deben estar los discursos y sobre ellos el presupuesto.

Lo demás viene por añadidura y simple lógica, la gente léase padres de familia verán que la educación es relevante para todos, ellos mimos procurarán estar a la altura del educador y educando.

Nos ha quedado claro que las grandes reformases estructurales no resuelven gran cosa, toda vez que buscaban ordenar a un sindicato y recuperar para el estado el control de las plazas, incluso muchos especialistas han jurado que esta no fue otra cosa que una reforma laboral en el educación, la prueba PISA que miden al país en materia educativa les dan la razón a estos “malpensados” luchadores magisteriales, aunque estos profesores tampoco tengan la verdad completa y menos certera, muchos de ellos no son ejemplo de conducta publica en aulas.

Yucatán tiene la palabra
Así cómo buena parte de las decisiones ya están manos de cada plantel educativo, de igual forma cada entidad puede hacer la diferencia con otras zonas del país, si en Colima o Chiapas quieren seguir con esa rutina, allá ellos.
La fórmula parece simple, pero si no le ponemos la maldita voluntad política, seguirá siendo letra muerta y expulsando al país y al mundo camadas completas de seres humanos indispuestos a competir, crecer, soñar y en suma ser felices a plena conciencia.

Escribe un comentario.

Escucha Radio Yucatán FM.com