Un ‘picasso’ por 100 euros

Una italiana gana la “lotería caritativa” de arte organizada por una organización francesa para recaudar fondos para un proyecto humanitario en África.

¿Quién dijo que para conseguir una obra de arte a un precio irrisorio hay que recorrer los rastrillos de medio mundo con muy buen ojo, una gran dosis de paciencia y muchísima suerte? Claudia Borgogno solo ha necesitado del último requisito para poder lucir en sus paredes un picasso auténtico tasado en un millón de euros que le ha costado solo… ¡cien euros! La italiana, de la que hasta ahora solo ha trascendido su nombre, ha sido la afortunada de una lotería muy especial: la organizada por la asociación francesa sin ánimo de lucro “1 picasso por 100 euros” con ayuda de la casa de subastas Christie’s, la cooperación de un coleccionista y el visto bueno de los familiares del pintor malagueño. Todo ello a favor de la ONG Care, que destinará los fondos recaudados a un proyecto humanitario en África.A pesar del éxito, en contra de la iniciativa ha jugado un cierto escepticismo ante una oferta que parecía demasiado buena como para resultar creíble

Naturaleza muerta es un pequeño cuadro postcubista de 22,9 × 45,7 centímetros que Picasso realizó en 1921 y que estuvo expuesto —al menos hasta el comienzo del confinamiento por coronavirus— en el Museo Picasso de París, que también ha apoyado la iniciativa.

La organización, creada por la presentadora de televisión francesa Péri Cochin, emitió 200.000 boletos a cien euros cada uno, con la esperanza de recaudar hasta 20 millones de euros. Finalmente, y pese a lo atrayente de la idea de poder conseguir un cuadro de uno de los artistas más renombrados del mundo por una cantidad ínfima en términos comparativos, al menos, de este exclusivo mercado, solo se vendieron algo más de 51.000 billetes. Según los organizadores, a este resultado peor de lo esperado han contribuido diversos reveses, como las huelgas y protestas en Francia y la crisis de coronavirus, que han retrasado varias veces la acción: la lotería debería haberse celebrado inicialmente el 6 de enero, luego fue aplazada al 30 de marzo y finalmente se celebró este miércoles.

También ha jugado en contra un cierto escepticismo ante una oferta que parecía demasiado buena como para resultar creíble, admiten sus organizadores.

“Ha habido que asegurar que se trataba de una verdadera operación con un verdadero picasso, parecía demasiado bonito para ser verdad. Un cierto recelo ha podido ralentizar las ventas”, dijo la directora de comunicación de Care, Emmanuela Croce, a la Agencia France Presse. La obra cuenta, según especifican los organizadores en su página web, con sendos certificados de autenticidad de los hijos del artista Maya Widmaier-Picasso y Claude Ruiz-Picasso.

Aun así, los organizadores se dan por satisfechos con la acción, que ha logrado recaudar 5,1 millones de euros que irán en su mayor parte a un proyecto de Care para “garantizar el acceso a agua potable en centenares de colegios y pueblos” en Camerún, Madagascar y Marruecos. De acuerdo con la ONG, el programa, de cinco años, beneficiará a unas 200.000 personas.

“20 millones de euros era algo muy ambicioso. Con más de 5 millones, hemos logrado un resultado excepcional para una operación muy complicada en un periodo muy complicado”, subrayó Croce.

Aunque la mayor parte del dinero irá al proyecto africano, una porción servirá para reembolsar al hombre que cedió la obra a la subasta, el coleccionista y marchante de arte monegasco de origen libanés David Nahmad, según el diario Le Parisien uno de los mayores coleccionistas de Picasso del mundo. Aunque inicialmente debía recibir un millón de euros por el cuadro cedido, ha aceptado recibir solo 900.000 euros en vista de la menor recaudación conseguida. En declaraciones a Le Monde, Nahmad aseguró no lamentar su participación en un proyecto que “Picasso habría adorado”, según el coleccionista. “Era un hombre sabio: amaba a la gente y le gustaba ayudar a la gente”, aseveró.

La recaudación es similar a la obtenida en la primera edición de esta inusual lotería. Celebrada en diciembre de 2013, en aquella ocasión el ganador fue un joven estadounidense de 25 años que se llevó un Picasso valorado en algo más de un millón de euros. El proyecto recaudó 4,8 millones de euros en total, que fueron entregados a la Asociación Internacional para la Salvaguarda de Tiro, la antigua gran ciudad fenicia situada en el sur de Líbano y calificada como patrimonio mundial por la Unesco. Los organizadores ya están preparando una nueva edición para 2021, con la idea de que este proyecto sea anual. Aunque primero hay que encontrar otro picasso.

.-Con información de El País

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados