Qué hacer si estás bebiendo demasiado durante la cuarentena

Nadie dice que no debas tomarte un paquete completo de seis cervezas mientras estás encerrado en casa debido al COVID-19, pero tal vez también debas moderarte un poco.

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Por Emily Cassel; traducido por Laura Castro

Ahora en muchos países, debido a una orden gubernamental, todos los bares, restaurantes y puntos públicos de reunión están cerrados para ayudar a combatir el COVID-19. Entonces un amigo me envió un mensaje: «Gasté $186 dólares en bebidas alcohólicas».

Las tiendas de licores no fueron incluidas específicamente en la lista de lugares que tenían la orden de cerrar, así que entendí el impulso. «Compré toda la cerveza que podía llevar en mi bicicleta y una botella de whisky», fue el mensaje de texto que le envié a mi pareja más tarde esa noche. «Aunque, no tengo comida».

Si has estado bebiendo de más mientras lidias con el estrés provocado por la pandemia del COVID-19, o si ves que tus amigos hacen más bromas de lo habitual sobre su consumo de cerveza, no eres el único. Practicar el distanciamiento social, trabajar desde casa y vivir en un mundo donde te dicen que evites los cines, los gimnasios, los restaurantes y casi cualquier otra actividad agradable que ocupe tu tiempo, deja muchas horas libres en el día. Horas que puedes ocupar fácilmente bebiendo entre una y 12 cervezas.

El deseo de emborracharte durante una pandemia mortal es bastante razonable. Kenneth Skale, presidente de la Asociación de Psicología del Condado de Los Ángeles, dijo que la necesidad de tomar una copa (o varias) en este momento es «totalmente normal».

«Pensemos en lo que la gente está atravesando en este momento», dijo. «Hay mucha incertidumbre, presión financiera, nadie sabe en qué va a terminar esto».

Skale dijo que las personas generalmente usan sustancias en una de dos maneras: como sustituto de sus relaciones interpersonales o para adormecer los sentimientos que experimentan. «Cada vez que nos sentimos amenazados, [la mayoría de nosotros] tenemos la necesidad de acercarnos a los demás», dijo Skale. «O tenemos la necesidad de evadirnos y no seguir con ese sentimiento». Dado que conectarnos con nuestros seres queridos (y/o … cualquier otra persona) físicamente no es una opción en este momento, tiene sentido que las personas recurran al alcohol para reemplazar esas conexiones y sentir menos miedo.

A pesar de que beber más de lo habitual durante un momento triste, solitario, aburrido y sin precedentes como este es razonable, también es… quizás mala idea. «El problema principal es que beber funciona», dijo el psicólogo clínico Ryan Howes. «Parte del estrés desaparece y te relajas, mientras bebes».

Pero los efectos calmantes de beber son temporales y pueden ser malos a largo plazo, o incluso tan pronto como vuelves a estar sobrio. «Cuando te levantas a la mañana siguiente, tienes que enfrentar una resaca y el mismo estrés que estabas tratando de evitar, todo con tu capacidad para manejar ese estrés diezmada», dijo Howes. Solo recuerda lo difícil que es completar una tarea básica o tolerar a tu molesto compañero de departamento cuando tienes resaca en un día normal.

Beber mucho tampoco es la mejor idea si estás tratando de evitar enfermarte. «El alcohol tiende a suprimir el sistema inmunológico», dijo George F. Koob, doctor en psicología del comportamiento y director del Instituto Nacional del Abuso de Alcohol y Alcoholismo. Durante una pandemia, podría no ser la mejor manera de matar el tiempo. «Si de por sí eres vulnerable a virus e infecciones», dijo Koob, «probablemente no sea buena idea agregar [consumo excesivo de alcohol]». (Y, para que conste, en este momento todos somos vulnerables y debemos tener mucho cuidado).

Entonces, ¿qué significa beber en exceso, en este contexto? ¿Cuánto deberías beber (o consumir drogas) en este momento?

Skale dijo que, aunque objetivamente no es saludable emborracharse, no está diciendo que no debas hacerlo nunca. No hay una regla estricta o fácil, pero es buena idea que te moderes. Presta atención a si tu ingesta aumenta gradualmente (lo que sucede a menudo y puede ser más difícil de detectar cuando estás aislado y estresado). Podría ser una buena idea comenzar a anotar cuántas tragos consumes diariamente en tu agenda.

Si has notado un aumento en tu consumo de alcohol recientemente, piensa cuál es tu motivación específica antes de abrir otra cerveza a las 3 pm. Si estás usando sustancias para potenciar un buen momento, como beber y hacer FaceTime con tus amigos, o hacer más llevaderos los ocasionales momentos difíciles, los expertos dicen que probablemente esté bien. Si lo haces como una manera de evasión, si bebes por ansiedad o depresión, o bebes en exceso y con regularidad sin pensar en el motivo, disminuye tu consumo. «Si usas la bebida para arreglar un momento, eso es un problema», dijo Skale. “Los sentimientos no son el problema. Los sentimientos son una alerta de que algo anda mal».

Lo importante en este caso es escuchar los sentimientos que motivan el consumo de alcohol con el que estás tratando de ahogarlos (¡lo siento!), y luego responder a ellos con las actividades apropiadas que no involucren beber. Por molesto que sea, todos los expertos sugieren que mejor te dediques a un proyecto de superación personal (o de mejoramiento de tu hogar) cuando sientas ganas de beber.

Por ejemplo, ¿realmente te encuentras solo? Haz el propósito de llamar a algunos amigos. ¿Te aburres? Lee un libro, prepara algo de comer o aprende algo nuevo. ¿Estás deprimido? Ve si tu terapeuta está dando consultas telefónicas o en video, muchos lo hacen, incluso si eso no es parte de su práctica normal. Si no tienes terapeuta o no puedes pagarlo, Howes recomienda que escribas un diario «para expresar y mitigar tus sentimientos y que ya no te resulten tan abrumadores».

«He estado tratando de pensar en el lado positivo del aislamiento voluntario, y parece que uno de los principales beneficios es poder hacer una de esas tareas que siempre decías que algún día harías», dijo Howes. «Tal vez se trate de limpiar tu armario, o escanear tus fotos, o revisar la caja con las cosas de tu infancia, o arreglar la maldita puerta que rechina». Los proyectos que te propongas también pueden ser bastante pequeños: tachar incluso la tarea más tonta de tu lista de cosas por hacer realmente puede ayudarte a terminar con el espiral de: “¡Ay, no sé qué hacer conmigo mismo, así que supongo que alternaré entre dar vueltas por la casa y revisar Twitter!».

Los expertos también recomiendan recurrir al ejercicio, como método confiable para levantar el animo. «Una de las cosas a las que los científicos siempre recurrimos, porque sabemos que ayuda, es el ejercicio», dijo Kloob. “Siempre te levanta el ánimo; sirve para todo, incluido tu corazón y tu cerebro». Hacer ejercicio en casa no tiene que ser algo muy complejo; incluso 20 minutos de yoga, algunas flexiones y sentadillas, o una fiesta de baile en solitario pueden cumplir con el propósito del ejercicio.

Nadie dice que no puedes acabarte un paquete de seis cervezas mientras estás atrapado en casa. «Si vas a beber durante esta cuarentena, ten claro por qué lo estás haciendo y trata de ser honesto sobre lo que esperas obtener como resultado», dijo Howes.

«Si el alcohol o las drogas son una gran parte de lo que te ayuda a mantenerte en pie en este momento… tienes un problema», dijo Skale. Es posible que también debas aceptar que, en este momento, nada ‘funcionará bien’ en el sentido tradicional. Es posible que no te sientas bien o, al menos, normal y eso es un fastidio, pero también es la realidad de las circunstancias. Es un tiempo de asquerosa y estresante incertidumbre, y una visita a la licorería puede hacerlo un poco menos asqueroso y estresantes, al menos temporalmente, pero no lo hará menos incierto y podría minar la capacidad de tu cuerpo para combatir infecciones. Así que: adelante, bebe, pero ten en cuenta tu salud y piensa siempre en el largo plazo.

Sigue a Emily Cassel en Twitter.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados