Las fases de la Luna en marzo del 2021

Previous
Next

Las fases de la Luna en marzo del 2021

El plenilunio ocurrirá el día 28 del mes al inicio de la noche.

Mes nuevo, lunas nuevas. La brillante luna que supone el plenilunio se espera que ocurra en marzo el día 28, según el Observatorio Astronómico Nacional (OAN). Para ser más exactos, lo hará a las 20:48 de la noche, hora oficial peninsular, momento en el que la Luna resulte completamente iluminada por el Sol.

Que se fije una hora concreta es similar a lo que ocurre con los equinoccios. El satélite está en movimiento, no se para, por lo que se encuentra en continuo cambio de fase. Así, una vez alcance el plenilunio, comenzará a disminuir su luminosidad.

Luna nueva en Manlleu.
Luna nueva en Manlleu, Barcelona Carme Molist Vidal

En este proceso se encuentra actualmente la Luna. El día 6 de marzo a las 02:30 pasará por cuarto menguante. Nuestro satélite seguirá reduciendo iluminación hasta llegar la luna nueva el 13 de marzo a las 11:21. El día 21 a las 15:40 tendrá lugar el cuarto creciente.

Tanto de noche como de día en algunas ocasiones, la Luna puede observarse a simple vista sin dificultad. Con unos buenos prismáticos se podrán apreciar también los cráteres de su superficie con mayor detalle.

El recién estrenado mes traerá consigo el cambio de hora programado para la madrugada del sábado 27 al domingo 28. Esa noche perderemos una hora de sueño. A las 2:00, los relojes se adelantarán una hora hasta que marquen las 3:00.

Dato curioso

La Luna y los lunáticos

Desde hace siglos, se ha creído que los ciclos de la Luna ejercen algún tipo de influjo sobre la salud mental. Este poder se le atribuye especialmente a la fase llena, cuando parecía que los delitos suicidios o conductas dementes eran más frecuentes. De ahí surge precisamente el término lunático, del latín lunatĭcus, y definido por la RAE como “que padece locura, no continua, sino por intervalos”.

Semejante relación no está demostrada por la ciencia. Si que hay algunas investigaciones que muestran cierto influjo del satélite en los patrones de sueño o, al menos, una correlación entre los cambios de ambos. Sin embargo, no hay un consenso científico de que esto sea realmente así.

.-Con información de La Vanguardia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn