Noticias

El carnaval y el recurso populista

Por Eduardo Lliteras Lliteras

Era predecible. No podía ser de otra manera. La aparición del “gran tema” del retorno del carnaval de Xmatkuil –adonde lo mandó Renán Barrera Concha en común acuerdo con empresarios y sus cámaras- a Paseo Montejo no causa sorpresa.
Ha sido el caballo de batalla del priismo en Mérida, en la creencia de que es un tema redituable políticamente hablando, como lo es repartir despensas o camisetas en temporada electoral.
Populismo puro y duro, al estilo Maduro, parafraseando los “argumentos” contra la amenaza comunista y de la invasión rusa en los comicios mexicanos, según los expertos que respaldan la tesis de Tillerson y demás senadores estadounidenses que no quieren perder el monopolio del injerencismo en su traspatio.

Es un tema que permite al candidato a la ciudad de Mérida, Víctor Caballero Durán, hacer mucho ruido, y ofrecer pocas nueces. Es decir, ahogar en el tumultuoso escándalo, el debate sobre temas auténticamente cruciales para la capital, como lo es el transporte público, el que es mejor no tocar por aquello de que es una bomba de tiempo rodante sin solución a la vista, más allá de la entrega de nuevos y jugosos subsidios, para variar, a los concesionarios.

Nos dicen que lo mejor que le puede pasar a Mérida es el retorno de ese carnaval-cantina a un centro histórico donde ya no cabía y donde prevalecían intereses que eran de todo, menos carnavalescos.

Pero como buenos bipolares, nos hablan de “valores” y hermosas “costumbres”, cuando el carnaval de Montejo –entre pirámides de cajas de cerveza- había ahuyentado a muchas familias meridanas que desertaban la “fiesta carnestolenda” por la violencia y las agresiones a sus hijas e hijos. Esto por no hablar de la basura, por toneladas, defendida por algunos como parte de la diversión, así como el uso de la avenida como baño público, con sus respectivos olores a caño persistiendo por semanas.

carnabasura-z6kcg63fghUno de los principales argumentos que se esgrimió en su momento fueron los riesgos detectados por Protección Civil en una concentración masiva encerrada entre rejas, bardas metálicas, puestos de comida y expendios de cerveza. Tema sin lugar a dudas que requiere mucho más que la superficial pregunta soltada en Facebook de “qué opinan ustedes sobre el carnaval de Mérida”.

Quizá, ya que se pretende revivir el muerto –poniendo de ejemplo el carnaval de Progreso, con su impresentable basurero e inseguridad entre grescas de borrachos- se podría proponer que alguna otra avenida, como la Itzáes, sea el escenario de ese jolgorio, entre otras. Habría que ver, también, si Renán Barrera, estaría dispuesto a abrir el tema.

Pero si se quiere ser serio, también se podría pedir que se fomente la cultura carnavalesca entre los ciudadanos, más allá del momento del destrampe cervecero con Momo disfrazado de Cervecería Modelo.

Financiar el diseño y la construcción de carros alegóricos, con tema abierto, en total libertad, por ejemplo. El medio ambiente, el cambio climático, la corrupción, el mal transporte, Crecicuentas, entre otros temas, podrían aparecer en los carros alegóricos, por no hablar del encarcelamiento de tantos ex gobernadores o la construcción de Casas Blancas.

Podrían participar las universidades, las escuelas de la ciudad. Se podrían premiar a los mejores, quizá tres con un bonito cheque y los 10 más bellos con otros incentivos, para que cada año haya más creatividad y participación.

Por supuesto, fomentar las escuelas de baile y los disfraces, para que el carnaval, además, fuera un atractivo turístico auténtico, lo que ya no era, siguiendo la lógica de impulsar el turismo en la ciudad y en el Estado, según nos dicen.

Cuidar Paseo Montejo (y sus alrededores) el que ha mejorado algo su ya bello trazado a pesar de que no se ve ningún plan –como se había prometido y anunciado- para auténticamente convertirlo en una avenida peatonal, internacional, turística, bicicletera, reforestada.

Para todo esto, mencionado de corrido, se requerirían, además, planes concretos, financiamiento concreto, recursos concretos. Quizá una partida presupuestal especial, etiquetada y bajo supervisión ciudadana.

Tal vez tener un día de desfile de carros alegóricos por la ciudad, incluyendo otras avenidas y el mismo sur de Mérida, hablando, precisamente, de fiesta popular y de inclusión de todos los sectores sociales de la urbe.

La limpieza indispensable, la seguridad como regla, la belleza y no la suciedad, la fiesta como momento de convivio social, popular, deberían ser el centro, y no la oportunidad para que una cervecera se llenara los bolsillos así como algunos bien conectados para levantar puestos cerveceros y tarimas ruidosas.

Pero claro, falta ver si los propósitos del candidato que decidió poner éste asunto sobre la mesa, van más allá del intento de ganancia personal y política –con todo el perjuicio para la ciudad, convertida en trampolín de un grupo político- o si hay seriedad y se ponen sobre la mesa, además, propuestas claras y viables en materia de crecimiento, desigualdad social, marginación, deterioro social y ambiental, transporte, de Mérida. Entre otros temas, de los que es mejor no hablar, porque de lo que se trata en realidad es de un recurso electorero. Y nada más.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.