Bienvenidos a Jurassic Park: hallan fósil de dinosaurio ‘miniatura’ conservado en ámbar

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, apuntan que las inclusiones esqueléticas en una pieza de ámbar han permanecido ‘atrapadas’ por unos 99 millones de años.

Un grupo de científicos, incluidos algunos afiliados al Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles, descubrió el cráneo del dinosaurio más pequeño jamás antes visto… en ámbar.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, apuntan que las inclusiones esqueléticas en una pieza de ámbar han permanecido ‘atrapadas’ por unos 99 millones de años y sugieren una ecología no detectada previamente.

Los investigadores señalaron que el tamaño de la especie, que perteneció al periodo cretácico, es similar al de un «colibrí abeja (el ave viva más pequeña), lo que lo convierte en el dinosaurio más pequeño descubierto hasta ahora».

Mientras que los dinosaurios más pequeños, como el Microraptor con forma de pájaro, pesaban cientos de gramos, el colibrí abeja pesa solo dos gramos.

Julia Wilde, del Museo de Historia Natural de Los Ángeles

Julia Wilde, del Museo de Historia Natural de Los ÁngelesFuente: Julia Wilde, del Museo de Historia Natural de Los Ángeles

«Aquí describimos un cráneo en forma de pájaro excepcionalmente bien conservado y diminuto que documenta una nueva especie, que llamamos Oculudentavis khaungraae», dijeron los científicos.

El también llamado «pájaro ojo-diente» presentó características extrañas: ojos grandes y muchos dientes, lo que propuso que a pesar de su pequeño tamaño, era un depredador.

El hallazgo, que tuvo lugar en Myanmar, resalta el increíble potencial del ámbar para preservar especímenes fósiles que de otro modo no habrían sobrevivido. «Es una suerte que esta pequeña criatura se haya conservado en ámbar, ya que estos animales pequeños y frágiles no son comunes en el registro fósil», detalló Luis Chiappe, del Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles.

Además, el descubrimiento proporciona información sin precedentes sobre los tejidos blandos y la anatomía esquelética de la fauna diminuta, que generalmente no se conservan en otros entornos de depósito, de acuerdo con lo que se menciona en Nature.

También puede arrojar luz sobre cómo evolucionaron las aves pequeñas a partir de los dinosaurios, que en la mayoría de las veces eran más grandes.

El espécimen de O. khaungraae conserva características que sugieren limitaciones de miniaturización, incluido un patrón único de fusión craneal y una morfología ocular que se asemeja a los ojos de los lagartos, de acuerdo con el artículo de Nature.

Los huesos del ojo habrían formado un cono, como los huesos del ojo en los búhos, lo cual indica que el dinosaurio tenía una visión excepcional.

La miniaturización surge por lo general en entornos aislados, y el tamaño diminuto de Oculudentavis es, por lo tanto, consistente con las sugerencias previas de que este ámbar se formó en una isla dentro del arco Trans-Tethyan, una zona donde colisionó India con Asia.

El notable conjunto de rasgos del nuevo espécimen podría haber evolucionado a través de las limitaciones de la miniaturización o al especializarse en un estilo de vida particular, de acuerdo con la BCC que citó al grupo de investigadores.

La nueva especie ha sido descrita por un miembro del equipo como el «fósil más extraño» en el que ha trabajado. «Me encanta cómo la selección natural termina produciendo formas tan extrañas. También tenemos mucha suerte de que este fósil haya sobrevivido para ser descubierto 99 millones de años después», relató Jingmai O’Connor de la Academia de Ciencias de China en Beijing.

Fuente: El financiero

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados