Noticias

‘Beer Fest’ reunió a más de dos mil amantes de la cerveza

Los asistentes bebieron moderadamente, ya que su interés se centró en los procesos de producción

Una variedad de más de 250 cervezas artesanales, entre locales, nacionales e internacionales, se pusieron a disposición de los amantes del lúpulo, en la tercera edi31091898_1827061047346091_6098718058396778496_nción del Beer Fest, que se llevó a cabo en la Hacienda Chenkú y tuvo una duración de tres días; en los que los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer de cerca los procesos relacionados a la bebida espumosa.

El festival de la cerveza es una iniciativa que dio inicio en 2016, con el fin de fomentar la cultura cervecera en la península y generar un punto de encuentro entre los aficionados (tanto al consumo como a la elaboración) de la bebida.

Marcelo Eggers, uno de los organizadores el evento, comentó a La Jornada Maya que la cerveza artesanal cada vez cobra más fuerza en la ciudad, y que gracias a eso el evento ha ido creciendo año con año. Asimismo, espera que el festival se consolide como un referente de la región que atraiga al turismo.

De nueva cuenta, el evento contó con el módulo The Beer Lab, en el que los asistentes pudieron observar y ser partícipes de la producción de cerveza artesanal en todas sus etapas; desde la molienda, maceración, cocción, fermentación y embotellado. Todo realizado en vivo bajo la supervisión de experimentados maestros cerveceros.

Las altas temperaturas registradas en la entidad, fueron un factor que favoreció el consumo de las espumosas, sin embargo, hubo quien se quejó de los altos precios; y a que además de los 150 pesos del boleto, algunas “catas” (pequeños vasos de unos 20 mililitros), tenían un costo de 25 pesos. 31067441_602575823409087_2082229346232408256_n

Pese a lo anterior, el Beer Fest fue bien recibido por el público yucateco, ya que según los organizadores, los tres días registraron una asistencia de más de dos mil amantes de la cerveza; quienes desde días antes del evento, adquirieron sus entradas en los puntos de venta.

La oferta culinaria también fue variada, pues la concurrencia tuvo la opción de acompañar sus cervezas con comida de La Bierhaus, Querreke y Maíz de lo Alto. Incluso se ofrecieron botanas vegetarianas y esquites.

Llamó la atención que a pesar de lo que pudiera pensarse respecto a un festival en donde la cerveza es protagonista, éste no se convirtió en “cantina”, ya que se pudo observar que los asistentes bebieron con moderación; y más que nada se interesaron en los procesos de producción de sus bebidas favoritas.

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.