Laboratorio de Bioarqueología, a la vanguardia

Publicado el: 14 febrero 2017

La Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY inauguró ayer la ampliación del Laboratorio de Bioarqueología, actualmente el más grande de todo el país, según expresó ayer la profesora investigadora Vera Tiesler.

El rector de la UADY, José de Jesús Williams, tuvo a su cargo el corte del listón con lo que se puso en marcha el nuevo espacio; lo acompañó la directora de la Facultad, Celia Rosado Avilés.

La Dra. Vera Tiesler, encargada del laboratorio, dijo que el nuevo espacio era muy necesario para atender las necesidades a corto y mediano plazo de resguardar, almacenar y tener espacios de docencia e investigación, porque hay muchos proyectos de colaboración locales, regionales e internacionales que se llevan a cabo.

Además, dijo que se trabaja en varias líneas de investigación y docencia a nivel licenciatura, maestría y doctorado, por lo que la ampliación es un paso muy importante hacia la profesionalización y la acreditación del laboratorio.

Adelantó que este laboratorio adoptará en breve el nombre de Laboratorio de Bioarqueología e Histología.
Expuso que en el lugar se resguardan varios proyectos de diferente índole; en particular habló de que se está acrecentando una colección del cementerio Xoclán que ha servido de referencia para no solamente conocer la población local yucateca, sino las condiciones de vida poco explorada a través de las osamentas.

—Desgraciadamente llevamos varios récords muy tristes de diabetes, obesidad y las osamentas son una fuente de información que nos puede dar una comparación de las condiciones de vida hace 100 años y las actuales, manifestó.
Dijo que han suscrito convenios de colaboración con instancias nacionales e internacionales, además de que han participado en programas de televisión de Discovery Channel o Nat Geo.

Añadió que este Laboratorio de Bioarqueología es el más grande de México, por lo que a menudo tiene la visita de un gran número de colegas de otros Estados.

—Para nosotros es muy importante dar una cara a los antiguos mexicanos y mayas, y abordamos la arqueología desde un lado humano, desde los cuerpos de los mismos protagonistas y esto nos da información desde cómo se veían, qué padecían, cómo vivían, a qué edades llegaban y, en este sentido, es novedoso y agrega una faceta a la investigación y a la difusión del conocimiento, explicó.

Expuso que se trabaja en investigaciones y con cuerpos de muchos años de antigüedad.
—Los restos más antiguos no los tenemos resguardados, pero colaboramos con el proyecto “Hoyo Negro”, en la recuperación e investigación de los restos de una joven de 15 años que fue descubierta en un cenote cerca de Tulum, que se llama Hoyo Negro, y representa la primera oleada de inmigración al continente americano.

—Los restos se han fechado entre 12 mil y 13 mil años antes de nuestra era; ya está resguardado en la Ciudad de México y gracias al ambiente subacuático se ha preservado a la perfección, se esperan más aportes, finalizó.

Escribe un comentario.