Equinoterapia, animales que curan

Previous
Next

Equinoterapia, animales que curan

Por Carmen León Procel*

Mucho se ha hablado del impacto que causa en la vida de las personas la convivencia con los animales, pues además de la compañía y el afecto que nos brindan, nos mantienen activos. Ahora, imaginen estos beneficios a gran escala y tratando padecimientos específicos, como es el caso de la equinoterapia, empleada para promover la rehabilitación a nivel neuromuscular, psicológico, cognitivo y social, utilizando a los caballos como herramienta terapéutica.

Para conocer más de esta disciplina, platiqué con los expertos del Centro de Equinoterapia México-Alemania A.C. (CEMAAC) quienes desde hace 14 años han ayudado a un sinfín de familias. La Lic. Claudia Socorro Pasten, fundadora de este hermoso proyecto, platica: A lo largo de estos años hemos enfocado nuestros esfuerzos atendiendo a niños y niñas con o sin discapacidad. Padecimientos como autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, conducta, problemas psicosociales y de lenguaje son tratados exitosamente por medio de la equinoterapia.

El paseo provee una entrada sensorial a través del movimiento variable rítmico y repetitivo, la respuesta en el jinete es semejante a los impulsos humanos de la pelvis al caminar. El equino, a su vez, transmite 110 impulsos por minuto en una serie de oscilaciones tridimensionales. Se sabe que el hecho físico de montar rompe con el aislamiento del enfermo y lo pone en igualdad de condiciones con el jinete sano, por ello la actividad hípica facilita la superación del temor, mejora la confianza y la concentración, lo que promueve la coordinación, el equilibrio, y hace perder las tensiones físicas y emocionales.

Un aspecto que ha sido fundamental en el éxito de las terapias es el trabajo y mantenimiento de los caballos, tal y como lo expresa la Lic. Pasten: Los terapeutas (caballos) tienen un entrenador que los trabaja con diferentes técnicas de autorregulación y sensibilización para no generar accidentes. Es así como: Flicka, Cabo, Comandante, Pecas y Luneta acompañados de Frisona, Prieto, Yiyi, Nube y Fortuna interactúan y llevan a cabo sus sesiones amorosamente guiadas por los 8 integrantes y equinoterapeutas que trabajan en CEMAAC.

Todos los días las actividades se desarrollan así con entrega y dedicación. Los pacientes son recibidos a partir de los 3 meses de edad, favoreciendo en los bebés su desarrollo a través de la estimulación temprana, trabajando enfáticamente en brindar beneficios funcionales y sociomotores, del área neuromotora, psicomotores y sensomotores.

Celia Galán, madre del pequeño Francisco, quien presenta algunos problemas psicomotores y del lenguaje, nos cuenta que estas terapias han sido esenciales en la vida de su hijo, destacando la labor de los equinoterapeutas, pues tratan con mucho cariño a los pacientes y a los caballos.

Y es que las personas que laboran en este centro son unos superhéroes para sus pacientes, sobre sus hombros recae la enorme responsabilidad de asistir y rehabilitar a quienes lo requieren. Esto representa una enorme satisfacción para ellos, así lo expresa Claudia Pasten, entrenadora del centro: Lo más hermoso y que te llena el corazón es ver el triunfo en la mirada de cada niña o niño, ver cómo avanzan y empiezan a volverse autosuficientes.

La enorme labor del CEMAAC no solo ha sido con las terapias, pues se han dado a la tarea de concientizar por medio de conferencias y seminarios que nos enseñan cómo es que se vive con una discapacidad, promoviendo el respeto, la igualdad y el amor por el prójimo con el afán de eliminar la discriminación que tanto daño nos hace a la sociedad.

Cabe mencionar que los retos más grandes a los que se enfrentan son los cuidados óptimos para los caballos. Claudia Pasten menciona: Resulta esencial que tengan sus alimentos en tiempo y forma, sus vacunas, herrajes, sus vitaminas. ¡Deben estar súper bien cuidados!

Cuando se guía a un animal (que de por sí ya es bello, noble e imponente) para que ayude en la rehabilitación de las personas, se hace necesario darles el reconocimiento, honrar y agradecer a quienes se dedican a esta hermosa labor. Y por supuesto, promover la equinoterapia como una excelente opción para cambiar y mejorar la vida de las personas.

(*) Maestra, comunicóloga y amante de los animales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn