Homún: el sagrado cinturón del inframundo maya

Previous
Next

Sin duda alguna, una de las mayores riquezas que puede tener una nación y su población es el abasto y acceso al agua potable. Hace más de cinco millones de años la Península de Yucatán se encontraba bajo el agua, tras su paulatina emersión, el agua empezó a filtrarse disolviendo algunas rocas que encontraba a su paso, formando así el relieve kárstico tan característico del subsuelo de Yucatán y permitiendo la formación de cuevas y cenotes.

Homún forma parte de la “Reserva Estatal Geohidrológica Anillo de Cenotes” que abarca otros municipios como Seyé, Acanceh, Timucuy, Cuzamá, Tecoh, Tekit, Tahmek, Hoctún, Xocchel, Hocabá, Sanahcat, Cuzamá y Huhí. Es importante resaltar como trascendental el compromiso de conservación que el Anillo representa para México, al ser catalogado como Humedal de Importancia Internacional (mejor conocidos como Sitios Ramsar) debido a la preservación de sus características ecológicas logradas dentro del contexto del desarrollo sostenible. Además, su riqueza subacuática y subterránea es idónea para la investigación y conservación como patrimonio arqueológico.

Nuestro bello pueblo cenotero se encuentra ubicado tan solo a 55 kilómetros al sureste de Mérida, su nombre significa “Cinco Tiernos” y se deriva de los vocablos Ho (cinco) y Mun (tierno). Guarda aún dos construcciones que datan de la época colonial: la Parroquia de San Buenaventura que data del siglo XVII y fue uno de los casi 40 conventos que se erigieron en Yucatán, y la ex hacienda Polabán. Además, nos ofrece tres zonas clasificadas como arqueológicas: Kampepén, Sión y Yalahau.

Actualmente se llevan a cabo actividades ecoturísticas de bajo impacto que favorecen a más del 40% de las familias que han visto en el turismo una nueva forma de vida. Para la población, dicha reserva de agua en los cenotes significa no solo mostrar la belleza al abrir estos espacios como sitios recreativos, sino un respetable y sagrado elemento ancestral hacia la conservación, su cultura representa sabiduría que debe protegerse y valorarse como riqueza propia de los pueblos mayas.

Su fiesta tradicional es en honor a San Buenaventura, santo patrono de Homún, y se lleva a cabo del 6 al 15 de julio con corridas, bailes, feria y recorrido de los gremios.

#AsómateALaPenínsula

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next