Deliciosas soluciones contra el calor

Previous
Next

Helados El León

Por María Isabel Juárez

Continuando recorriendo las calles y rincones de Homún conocimos a Juan de Dios León Chan, un personaje muy querido en la comunidad por su singularidad, cuya labor ha reunido a familias y ha apagado el calor que suele agobiarnos en Yucatán. Nos adentramos al oficio que por años ha realizado recorriendo las calles vendiendo sus famosos helados de coco, los cuales son toda una tradición por su excelencia y sabor inconfundible.

“Las calles eran malas y mi abuelo me hizo una carretilla con ruedas de acero para salir a vender, en ese entonces tenía 10 años. Este oficio viene de mi abuelo, padre y tíos, representa una tradición familiar, ha habido más personas que se han dedicado a ello pero lo han abandonado, nosotros hemos perdurado por la preferencia de la gente”, nos comparte “Juan Bombín”, como popularmente es conocido.

Cuando era más joven, Juan Bombín cuenta que él solo hacía hasta cinco barcadas, contaba con venteros y no había mucha competencia. Hoy ya se encuentra un poco cansado y se apoya de su hijo y nietos, quienes le están tomando más amor al oficio, además de que en estos tiempos que atravesamos es un trabajo seguro ya que la gente lo consume más.

“Es un trabajo humilde pero muy honrado, más aún si mejoras tu producto y te esfuerzas. Yo puedo manejar cualquier sabor que me pidan: guanábana, mamey, elote, piña, fresa, chocolate, pero definitivamente el de coco se acaba primero, entonces, ¿para qué me caliento la cabeza? ¡El de coco es el rey!”, presume.

Honestamente esperaba encontrarme con una producción distinta y menos elaborada, ¡gran sorpresa me llevé al ver el proceso natural! Todo: desde pelar, moler, licuar, exprimir el coco para extraer la cremosa leche, preparar la mezcla y verter en la baldosa de acero para congelar a fuerza de vueltas en hielo con sal.

Les invito a salir de la ciudad para adentrarnos en la vida de las comunidades; agradecerles a todas estas familias con herencia histórica que sobreviven por amor al arte, con el corazón entregado a su oficio.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

Previous
Next