Cultura

Plática de Enrique Krauze sobre la corrupción de México

“La injusticia, la violencia, la impunidad y la corrupción son los problemas centrales de México; gobiernos federal, locales y estatales corruptos, falta de instituciones judiciales, de policías confiables, de jueces, ministerios públicos y procuradurías”, expresó el escritor e historiador Enrique Krauze, durante un encuentro con estudiantes y académicos de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

“En México, más del 90% de los delitos no se denuncian porque sabemos que denunciar no sirve para nada”, subrayó en el evento denominado “Pregúntale a Enrique Krauze. Historia de México”, realizado ayer miércoles de 17 a 18:30 horas en el Auditorio “Manuel Cepeda Peraza” de la UADY.

“La violencia nos vino de afuera, del consumo de drogas en Estados Unidos”, dijo el también miembro de la Academia Mexicana de Historia, y subrayó que “México era un país de paso de la droga colombiana a la Unión Americana hasta que los carteles locales se volvieron poderosos y dueños y empezaron a exportar y a vender dentro del país y, junto con esto, inició la extorsión y el secuestro”.

Durante su encuentro con los universitarios, a invitación de “Tusquets Editores”, Krauze respondió 16 preguntas relativas al caudillismo y de los expresidentes Benito Juárez, Porfirio Díaz, Gustavo Díaz Ordaz, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y también se refirió a la economía y de manera fundamental la injusticia, la violencia, la impunidad y la corrupción.

“Entiendo que Yucatán está en una situación mejor y deseo fervientemente que así sea, pero esto no es cuestión de fe sino de aplicación, y si me preguntaran cual debe ser la principal ocupación de la gente, además de la ganarse la vida honestamente, diría que es asegurarse que las ‘plagas’ que dañan al país no afecten al estado”, expresó Enrique Krauze, ingeniero industrial por la UNAM.

krauProducto de sus comentarios un estudiantes preguntó ¿de quién es la culpa? y de inmediato el historiador capitalino expresó que “la corrupción viene de muy atrás, el sistema político mexicano en el siglo 20 era esencialmente corrupto pero eficaz, no daba concesiones pero sí tierra, dinero y prebendas a cambio de obediencia y así funcionó a lo largo del siglo 20”.

Y en este contexto subrayó que “la historia de la corrupción en México todavía no está escrita, debo decir que este es un capítulo pendiente para los historiadores mexicanos; la corrupción durante la época de Porfirio Díaz fue pequeña comparada con la de Calles y luego con la de Cárdenas, Alemán, Echeverría, Salinas y la actual, hay infinitas variables de corrupción”.

Y una pregunta más del auditorio fue como combatir el fenómeno de la corrupción. Enrique Krauze, sin titubear y con toda calma, dijo “la forma de combatir la corrupción está en la transparencia y en este sentido fue un avance el instituto nacional o federal de acceso a la información porque cualquiera puede pedir, y se le tiene que decir, cuánto gasta el gobierno o tal dependencia, pero los ciudadanos nos debemos organizar aún mucho más”.

“Mi respuesta concreta es ésta: la corrupción no se va arreglar de la noche a la mañana y o pidiendo a Dios nos lleguen gobernantes que elijan ser limpios”, aseveró y de inmediato agregó que “está bien que lleguen gobernantes limpios, pero no porque lo elijan sino porque el sistema judicial sea de tal manera que cualquier acto de corrupción sepan que les costará la cárcel y para esto necesitamos construir un sistema judicial, casi desde el origen”.

“El mensaje clave que tengo para ustedes”, señaló fijándose en los jóvenes universitarios “es les tocará el desafío de construir un sistema jurídico que vaya desde los jueces, policías, cárceles y ministerios públicos, cosa no se construyó en el siglo 20 e, insisto, les tocará a ustedes y por eso es fundamental que las nuevas generaciones y los ciudadanos ejerzan su derecho de pedir cuentas a los políticos locales, estatales y federales; si estos saben que la sociedad los vigila, seguramente los índices de corrupción disminuirán”.

Iniciada su reunión a después de dos o tres preguntas, Enrique Krauze dijo a los asistentes que “me pueden preguntar de todo, no solo de Porfirio Díaz, Benito Juárez, los aztecas y los mayas; pueden preguntarme de todo”, reiteró. “Es emocionante para mí estar en Mérida con este grupo de jóvenes; este es el primer experimento que hacemos con “Tusquets Planeta” y estoy encantado de hacerlo en esta ciudad”.

Al inicio habló de los caudillos quienes por su fuerza física y atractivo atraían a las masas, “era inevitable porque no había instituciones democráticas y las tradicionales de la monarquía se habían derrumbado –explicó-, pero el caudillismo es un fenómeno que debemos superar”.

Por otra parte, aseguró que “nunca utilizo la palabra héroe en mis libros, creo que es un concepto equivocado en la historia, hay algunos individuos notables como Morelos o el yucateco Crescencio Rejón, pero no es necesario llamarlos héroes porque ese es un concepto del siglo 19 que vuelve dioses a los hombres, y no lo somos”.

De su trayectoria dijo ser autor de libros de ensayo y de historia a lo largo de 40 años, además de productor de documentales, secretario de redacción y director de revistas literarias. “Mi responsabilidad es decir siempre lo que creo es la verdad, y ejercer la crítica, y si me equivoco es de buena fe, nunca con el sentido de engañar a nadie”.

“El historiador y el intelectual tienen un solo mandamiento: buscar a toda costa la verdad y ejercer la crítica”, enfatizó.

Krauze ingresó al auditorio en punto de las 17 horas, acompañado del doctor José de Jesús Williams, rector de la UADY.

Vistiendo pantalón, camisa y saco con diversos tonos en gris, el historiador e intelectual se ubicó en un sillón blanco, junto a un enorme ramo de flores, del otro costado, en similar mueble el doctor Jorge Castillo Canché, profesor de la UADY y moderador del evento.

“Qué pregunten todo lo que quieran, aquí me quedo si es necesario hasta las cuatro de la madrugada”, exclamó.

Al inicio, el doctor en historia Jorge Castillo Canché, profesor de la Facultad de Ciencias Antropológicas, dijo que el conocimiento histórico que se genera en todos los medios e instituciones tiene que difundirse y subrayó que “este es precisamente la razón por la cual está hoy aquí Enrique Krauze”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.