Nuestra herencia negra

Bamba, palabra muy mexicana ¿sabía que viene de África? ¿O que nuestro héroe independista José María Morelos era hijo de afrodescendientes?

Especial Revista Yucatán

Los yucatecos de origen maya de acuerdo con el mapa del genoma, tenemos 18% africanos, esto y más platicó el Dr. Jorge Victoria Ojeda en el programa “La cita con Olga Moguel” por Radio Yucatán FM.com

¿Es propio hablar de negritud? Muchos dicen que hablar de negritud en poesía es válido, pero no como persona sino como multitud. De acuerdo con las políticas, ahora se les llama afrodescendientes, según dicen, que con esto evitamos fomentar actitudes colonialistas.

El tema sobre la negritud en Yucatán es controversial, decimos que nos discriminamos, sin embargo, contamos chistes, hacemos burlitas en son de broma.

Es un grupo humano que ha dejado una huella muy importante ¿De dónde llegaron los primeros? Los vencedores son los que le ponen la tilde y el color que deseen a la historia, en la llegada de Hernán Cortés en 1519 oficialmente se hace el primer registro mencionando que “una persona, al parecer de dinero, tenía tantos caballos y un negro llegando a Cozumel”; este negro se ve representado en unos códices coloniales agarrando el caballo de Cortés y otro más a cierta distancia en las tropas. En la Colonia todos podían tener esclavos indios, pero tener uno negro, daba estatus, era un artículo de lujo.

Sin embargo, a la par de los grupos de españoles, venían gente de África o de ascendencia africana que se destacaban por sus habilidades de guerra, aunque vinieron como esclavos o sirvientes, algunos alcanzaron la libertad por su sobresaliente participación en combate, en muchas regiones de América hay grupos de negros conquistadores.

Espacios solo para ellos

En la catedral de Mérida, después de la capilla bautismal, está abierta una capilla que fue un espacio reservado para los afrodescendientes. En 1836 se hace la iglesia de los negros en intramuros, estaba ubicada en la 69 x 64, actualmente es un estacionamiento, se denominaba la Iglesia del Santo Nombre de Jesús, ahí se llevaba el registro de sus sacramentos.

Lamentablemente es una herencia muy poco reconocida, a pesar de que es nuestra tercera raíz después de la indígena y la española, además son parte de nuestra riqueza cultural.

Sería bueno empezar a aceptar a nuestra gran herencia negra.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados