Mazamitla. El encanto de la sierra jalisciense.

Por Guadalupe Meza

Al sur del lago de Chapala, entre las sinuosas montañas de la Sierra del Tigre y a menos de dos horas de Guadalajara se encuentra Mazamitla, un pueblo mágico que se ha ganado el apodo de “la pequeña Suiza” gracias a sus paisajes y sus pintorescas cabañas.

La magia de este lugar empieza desde el camino: una carretera que bordea el lago de Chapala y se adentra entre pinos altísimos, testigos del paso del tiempo y que poco a poco se va poblando de cabañas de madera y teja con la chimenea encendida para guardar el calor y ahuyentar a los gatos montañeses que dieron nombre a la región.

Este sitio tiene mucho que ofrecer a los turistas, la belleza de las calles es impecable no sólo por la limpieza, sino por el orden que guardan todas las casas: antiguas construcciones de madera pintadas de blanco con tejas rojas, siempre a juego con la tierra del lugar. Una arquería a desniveles y casi infinita resguarda las banquetas para que el peatón no sufra bajo la sempiterna lluvia y el frío que caracteriza a la montaña. Las pronunciadas diferencias en el terreno ponen a prueba las habilidades arquitectónicas de los habitantes, pero también ofrecen vistas únicas del bosque o de las calles adoquinadas, siempre a la vuelta de la esquina. Si miramos a detalle, entre todos los restaurantes y hoteles del centro, encontraremos que el tiempo parece haberse detenido en los anaqueles de las viejas boticas que todavía rodean la plaza principal, o en los procesos artesanales con los que se prepara el queso, la fruta en conserva o los deliciosos tamales de elote tierno. Para aquellos aficionados a las plantas y los rincones ideales para las fotos, vale la pena visitar los viveros semiocultos que se encuentran en los patios de las viejas casonas de los callejones.

Mazamitla es conocido por su increíble oferta gastronómica, que abarca desde complicados platillos preparados en restaurantes multipremiados hasta unas tradicionales gorditas, únicas en la región. Sin duda una parada imperdible es el mercado, que posee precios accesibles y delicias culinarias de todo tipo. Al igual que su magia, el camino de la gusguería comienza desde la carretera, con las zarzamoras, frambuesas y arándanos cultivados en la región, así como el camote del cerro, las deliciosas carnitas La fuente y los reconocidos vampiritos (bebida alcohólica) de San Luis Soyatlán.

La Sierra del Tigre es famosa por la posibilidad que ofrece para practicar ecoturismo. La oferta es variada, desde senderismo, hasta la posibilidad de subir al punto más alto en cuatrimotos y otros vehículos adecuados para la tierra roja de la región. No hace falta buscar mucho para conocer los parques que tienen esta oferta, así como las tirolesas, zonas para acampar y cabañas especializadas en realizar actividades para grupos. Hay una variedad de pequeños riachuelos que después de los meses de lluvia rompen el silencio del bosque y dan un toque especial al paisaje. Uno de los atractivos más sobresalientes es caminar a la Cascada del Salto a través del jardín encantado que forma parte del fraccionamiento Los Cazos, se trata de un recorrido de casi dos horas, lleno de pequeños pozos, rocas con formaciones increíbles, una capilla en medio del bosque, cabañas impresionantes, puentes y riachuelos; al final, cuando el caminante comienza a sentirse cansado, se encuentra con unas escaleras que llevan al impresionante paraje de la cascada.

Ideal para escapar de la rutina, Mazamitla da la bienvenida a familias, parejas y amigos de todos los perfiles. Habrá viajeros aventureros que no querrán perderse el atardecer desde el mirador del Tecolote, y otros que prefieran disfrutar de las vistas que ofrecen las cabañas, la tranquilidad del fuego de una chimenea o preparar un asado íntimo en la terraza. Algunos hospedajes ofrecen tantas actividades por sí mismos que no hace falta salir para disfrutar de toda la experiencia de una villa en la montaña; un estanque para pescar truchas, alberca panorámica, techada y con agua caliente, spa, cabañas para parejas con jacuzzi, etcétera.

Perderse entre las hileras infinitas de pinos de Mazamitla, el olor del ocote de las chimeneas, los sonidos de los pájaros al atardecer, convivir con sus siempre amables y sonrientes habitantes, son experiencias que no debes perderte al visitar Jalisco.

Si bien la oferta de cabañas es muy variada, algunos de los sitios mejor localizados y con buen servicio son:

– Bosque Escondido

– Villas Mazamitla

– Best Western Sierra Mazamitla

– Monteverde

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados