Machupicchu:La ciudad de la Vieja Montaña

Por Ricardo Manuel Wan Moguel

Historiador / ricardowanmoguel@gmail.com

En el Perú se encuentra uno de los sitios arqueológicos más visitados del mundo: Machupicchu. De hecho, creo que visitar las ruinas de la antigua ciudadela es una de las aventuras que no puede faltar en la lista de un viajero.

¡Un poco de historia!

Según la página oficial del sitio arqueológico, Machupicchu es un área cultural y natural inscrita a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Su extensión es de 37,302 km² y en ella se encuentran alrededor de 60 monumentos arqueológicos articulados en la red de caminos Inca. El más importante de ellos, es la Ciudad de la Vieja Montaña. Su construcción se realizó alrededor del año de 1450 D.C. durante el gobierno de Pachakuti, cuando el estado Inca tuvo la necesidad de edificar un centro religioso, político y administrativo para ser un espacio sagrado que fuera nexo entre los Andes y la Amazonia. Durante el siglo XVI fue abandonada y fue hasta 1874 que Herman Göhring elaboró un documento cartográfico en el que se presentó por primera vez el topónimo “Machu Pichu”.1

La travesía

Para llegar a la antigua ciudadela tienes que viajar a Cusco. Desde ahí, diferentes compañías organizan tours que incluyen el traslado de la antigua capital Inca hacia Ollantaytambo. En este último sitio, tendrás que tomar un tren que te lleve a Aguas Calientes, que es la penúltima parada para visitar el sitio arqueológico. En esta ciudad tendrás que comprar un boleto de autobús, el cual te trasladará hacia las puertas de Machupicchu, a 2330 m.s.n.m., una experiencia única en la vida. Lo ideal es que al arribar ya hayas comprado los boletos de acceso porque, de lo contrario, tendrás que hacer una enorme fila para adquirirlos y por supuesto, perderás tiempo que podrías invertir recorriendo la ciudadela.

Montañas, paisajes, historia:una combinación perfecta

A pesar de que la travesía pareciera ser muy cansada, no lo es. Durante el trayecto, podrás admirar paisajes que muy difícilmente apreciarás en otra región. El viaje en el tren hacia Ollantaytambo es sin duda una de las experiencias más increíbles que puedes tener en la vida. No obstante, la combinación perfecta entre montañas, paisajes e historia se da al arribar a Machupicchu. La grandeza del imperio incaico se ve reflejada en los antiguos vestigios que te robarán más de un suspiro y te harán comprender la importancia que tuvo esa civilización.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados