La leyenda del Huay Coot

A propósito del día de muertos y las brujas

Por David Cen

En el municipio de Yaxcabá, Yucatán, abunda la magia ancestral, se dice que es tierra de brujos. Sin duda alguna ahí se resguarda una de las más bellas tradiciones ancestrales del mundo maya como lo es el médico herbolario o hierbatero, y que también son conocidos como brujos; personajes a quienes se les atribuyen poderes mágicos, tanto curativos como malignos.

Es ahí donde nace una de las más conocidas leyendas, la del Huay Coot. En una plática con Leydi Dorantes, médica herbolaria nos narra lo que de ese brujo se dice.

“Me contaba mi abuelito que hace muchos años existía un señor en Yaxcabá que era conocido como de los más acaudalados ya que él era el único que tenía una tienda donde se podía encontrar de todo lo que la gente necesitaba, y, si la gente no encontraba el o los enseres que necesitaba, el dueño les pedía que vuelvan al día siguiente. Lo raro y por lo que la gente empezó a sospechar era que nunca veían carretas que lleguen a surtir la tienda a lo que los pobladores comenzaron a indagar de dónde y cómo se abastecía la tienda y en su afán de averiguar empezaron a vigilar hasta avanzadas horas de la noche el lugar sin poder vislumbrar carreta alguna, pero comenzaron a escuchar aleteos fuertes de un enorme pájaro que no lograban ver por la profunda oscuridad. Esto invadió de un temor descomunal a las personas que escuchaban dicho ruido y empezaron a decir que el dueño de la tienda era un brujo que se convertía en un enorme y bestial pájaro y que de esa forma surtía la tienda. La gente empezó a rodear la casa y a querer entrar a ella por días y fue su esposa con algunos empleados quienes trataron de impedir el paso de esa multitud, hasta que lograron entrar notando que el dueño de la tienda se había suicidado”.

La casa se abandonó por la familia y fue conocida como la casa del Huay Coot. Aún hoy la gente cuenta que en las noches más oscuras se puede escuchar el aleteo de un enorme y descomunal pájaro y que en esa casa suceden todavía cosas extrañas.

Como nota adicional en esa casa durante la Guerra de Castas fueron asesinados muchos niños indígenas y que unidos al espíritu del brujo pájaro o Huay Coot se pueden escuchar sus lamentos y algunos hasta han visto a dichos espíritus vagando por la casa.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados