¡Háganle caso a Avelina Lésper!

Comentarios sobre la Ley de Mecenazgo Popular

Por Francisco F. Gamboa

Ay… Avelina, Avelina, Avelina, la polémica crítica de arte y columnista en Milenio Diario, la cual siempre desata infinidad de debates a través de las redes entre la comunidad artística no solo mexicana, sino hispana, acerca de lo que es y no es arte, así como por supuesto, decenas de memes.

Nos guste o no, la también curadora se ha convertido en un personaje de relevancia (positiva o negativa, pero relevancia a fin de cuentas) en el medio artístico gracias a sus comentarios y anécdotas, que frecuentemente hacen ruido y se convierten en tema de discusión. Cómo olvidar, por ejemplo, cuando en agosto de 2018 sostuvo un debate con grafiteros en el Museo de la Ciudad de México y al finalizar fue víctima de un pastelazo por parte de un grupo a favor de éstos; o más reciente, en la 17° edición de Zona Maco realizada en febrero de este año, cuando -aparentemente- por accidente destruyó una obra de Gabriel Rico mientras realizaba, con su estilo irónico, una crítica sobre la misma.

Pues bien, por lo visto los artistas no estamos exentos de la comidilla porque cuando se trata de asuntos prioritarios, como esos que involucran temas legislativos que nos podrían beneficiar, destacamos por nuestra ausencia. Y es que a mediados de mayo, Avelina Lésper publicó en su blog una entrada con una propuesta de ley la cual busca convertir el arte en un mercado deducible de impuestos y, de esta manera, generar una verdadera industria del arte con mayor auto sustentabilidad, al mismo tiempo que se acaba con el paternalismo artístico por parte del Estado.

“Esta ley involucra a la ciudadanía, por eso es ‘Popular’. El consumo de un libro, una revista, un boleto para el teatro o un espectáculo musical, serían deducibles al 100% de impuestos, para motivar y establecer el consumo de arte como una forma directa de mecenazgo”, menciona en su blog.

Esta propuesta es una respuesta a esa extraña obsesión de los gobiernos de realizar recortes a los presupuestos culturales (o a todo), limitando siempre a los creadores y orillándolos a subsistir de otras actividades, problema que después de la pandemia se encrudecerá aún más, pues los museos, las galerías, las casas editoriales, los teatros y las salas de conciertos no van a tener ni para pagar las cuentas de luz, ¡ni se diga los sueldos de los empleados y técnicos!

El objetivo de esta ley sería el volver el consumo cultural un hábito social. ¿La ventaja? Su propuesta se expande más allá del ‘arte más sofisticado’, como se pudiese pensar; así, serían igual de deducibles el boleto para un concierto de la Orquesta Sinfónica de Yucatán y el correspondiente a un baile popular amenizado por grupos tropicales y/o regionales, pues ambos son dignos generadores de empleos, independientemente de cuál sea nuestro gusto preferido o cuál consideremos ‘más arte’ que otro.

De igual forma, las empresas podrían realizar más donaciones y patrocinios al sector artístico sin esas trabas que hoy por hoy obligan a que sea solo un módico porcentaje en relación a los impuestos que pagan.

Y es que si el Estado tiene intenciones de invertir cada vez menos en la cultura, entonces que le permita a la ciudadanía hacernos cargo de nuestros artistas y así crear una verdadera identidad cultural nacional, alejada de los monopolios gubernamentales que, como en todo, están sustentados principalmente en el compadrazgo más que en el mérito.

Sábado 4 de agosto Museo de la Ciudad de México, se llevó a cabo un debate en torno al grafiti como medio de expresión, con la participación de la artista plástica y expositora Avelina Lésper y sus invitados Guillermo Heredia S.R. Niuk y el artista plástico Eblem Santana. Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX 

“La Ley del Mecenazgo Popular dará verdadera libertad de creación, porque la ciudadanía decidirá qué desea consumir y apoyar. Se detonarán la industria y mercado cultural, con más museos privados, más galerías de arte, más editoriales, con motivación real para el consumo: el beneficio intelectual, la conciencia de un acto de mecenazgo y la ganancia económica”, puntualiza Avelina.

Urge dejar de ver la creación artística como una actividad meramente recreativa y empezar a darle el valor que merece, urge engendrar una industria cultural que se convierta en fuente de empleos.

Hasta el momento, ninguna autoridad cultural ha emitido una declaración, comunicado, entrevista o tuit al respecto. Esta iniciativa ha sido como un grito en medio del desierto.

¿La desventaja? La única que encuentro sería la necedad del Estado en mantener su posición reguladora y paternalista al respecto. Por lo pronto, amigo lector, quiero invitarlo a que haga ruido en este tema, a que lo platique con su gente cercana, que comparta sus puntos de vista y así se abra el debate en torno a ello, especialmente si usted es amante del arte. Considero que puede ser una puerta de entrada hacia una vida más digna para los artistas de nuestro país.

@FranFernandoMX

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados